ECONOMISTA SECUESTRADO EN CASTELAR

PRECINTO56-Cuatro marginales armados secuestraron a un licenciado en economía, de 59 años, y lo dejaron en libertad luego de que su hermana pagara un total de 7.000 dólares de rescate, en un dramático suceso que comenzó en la localidad bonaerense de Castelar Norte, en el partido de Morón, y finalizó en Villa Ariza, en el partido de Ituzaingó.

La víctima se desempeña en una empresa multinacional del rubro agropecuario. Autoridades policiales lograron detener a uno de los integrantes de la peligrosa gavilla, afirmándose que la banda, a su vez, participó en al menos otros 3 ilícitos similares en esas zonas.

Los voceros de la Justicia Federal de Morón revelaron que el hecho empezó en el cruce de Presidente Domingo Faustino Sarmiento y San Pedro, en Castelar Norte, en el oeste del conurbano provincial, cuando la infortunada víctima, de 59 años, quien se desplazaba a bordo de una motocicleta, de poderosa cilindrada, fue interceptada por estos individuos, que viajaban en un Honda Fit.

Rápidamente, los forajidos redujeron al profesional y se lo llevaron cautivo en el automóvil, para luego comunicarse por teléfono con los familiares del rehén, exigiéndoles que le pagaran rescate por la vida del damnificado, que se desempeña en una importante multinacional vinculada al sector agropecuario.

Trascendió que una hermana de la víctima reunió un total de 7.000 dólares, que entregó en un tradicional shopping, ubicado en la esquina del Acceso Oeste (la Ruta Nacional 7) y avenida Brigadier General Juan Manuel Rosas (el Camino de Cintura ruta provincial 4), en Castelar.

Según manifestaron los informantes, los sujetos pretendieron obtener más dinero por la vida del licenciado e inclusive hasta pensaron en solicitar un segundo pago por su vida, aunque, luego de una odisea que se prolongó alrededor de 2 horas, decidieron liberar al cautivo en Villa Ariza, ya que temían que los policías estuvieran tras sus movimientos.

Al radicarse la denuncia, los doctores Sebastián Basso y Santiago Marquevich, fiscales federales de Morón y de Hurlingham, respectivamente, decidieron concretar una serie de diligencias, con el objetivo de establecer el paradero de los diversos miembros de la organización de captores.

Posteriormente, los pesquisas policiales pertenecientes a la Dirección Departamental de Investigaciones de Morón apresaron a uno de esos individuos, de 35 años, y conocido con el apodo de El César, a quien localizaron en la vía pública, a pocos metros de su finca, en Ecuador al 2700, entre Coronel Julio Argentino Roca y San Fernando, en la localidad bonaerense de San Alberto, en el partido de Ituzaingó, y a apenas una cuadra del predio de la Unidad Nº 39 del Servicio Penitenciario de la provincia de Buenos Aires.

Después, los servidores públicos allanaron la vivienda del sospechoso e incautaron teléfonos celulares. Además, los policías establecieron que El César tenía antecedentes, a raíz de haber consumado robos calificados de inmuebles, en la modalidad conocida como entraderas.

Gracias a estos datos obtenidos en las investigaciones, se logró establecer que la salvaje banda participó en otros 3 ilícitos extorsivos (2 de ellos en Ituzaingó, en abril y en mayo pasado, y el restante consumado en Castelar Norte, hace menos de un mes).

Versiones sostienen que las víctimas de los secuestros, en su mayoría dedicados a rubros comerciales, les dijeron a los funcionarios de la Justicia que, en las demás ocasiones los despreciables marginales circulaban en un Toyota Corolla oscuro y en un Ford Escort blanco.