SECUESTRADORES DETENIDOS

PRECINTO56-Los peligrosos marginales fueron localizados en la famosa villa Loyola. El dramático suceso alcanzó ribetes cinematográficos porque los individuos "pasearon" al septuagenario por diferentes zonas y después se comunicaron telefónicamente con la hija del damnificado, quien se vio obligada a abonar un rescate de 10.000 pesos por la vida de su padre.

Autoridades policiales de la Dirección Departamental de Investigaciones de San Isidro lograron detener a dos delincuentes que, en enero pasado, secuestraron a un jubilado de 74 años en la localidad bonaerense de Boulogne.

El dramático suceso alcanzó ribetes cinematográficos porque los individuos "pasearon" al septuagenario por diferentes zonas y después se comunicaron telefónicamente con la hija del damnificado, quien se vio obligada a abonar un rescate de 10.000 pesos por la vida de su padre.

Al momento de hacer entrega de los billetes, en Del Viso, los malvivientes despojaron a la mujer de sus objetos de valor. Ambos hampones fueron apresados luego de procedimientos realizados en Villa Concepción, en el partido de San Martín. Un tercer integrante de la gavilla está prófugo.

Los voceros del departamento judicial de Zárate-Campana revelaron que los individuos, de 26 y 19 años, resultaron capturados tras dos allanamientos que se llevaron adelante en las últimas horas, en el cruce de Cuatro de Febrero y La Nueva, en la famosa villa Loyola, en Villa Concepción. A los involucrados en esta maniobra ilegal se les incautaron varios teléfonos celulares y numerosas municiones.

El hecho se produjo el 28 de enero pasado en la calle Darragueira, entre Francisco Beiró y la Ruta Panamericana, en Boulogne, cuando la infortunada víctima, llamada Juan Carlos, de 74 años, se disponía a estacionar su automóvil, un Toyota Corolla, patente NLQ 126, oportunidad en la que fue interceptado por los hampones, quienes lo amenazaron con armas de fuego y lo privaron de la libertad.

De inmediato, los individuos comenzaron a "pasearlo" por distintas localidades, hasta que detuvieron su marcha en Coronel Francisco Uzal, entre Juan Bautista Alberdi y Ricardo Gutiérrez, en las inmediaciones de la villa Borges, en Munro, donde abandonaron el auto de la víctima, a quien subieron a un vehículo rojo.

Momentos después los captores se comunicaron telefónicamente con una hija del septuagenario, que reside en el barrio porteño de Belgrano, a quien le pidieron, en un principio, el pago de 8.000 dólares para dejar libre al rehén.

Tras varias negociaciones, se acordó la entrega de 10.000 pesos en concepto de rescate. La mujer, de 47 años, concurrió a abonar el dinero a la calle Jockey Club, en Del Viso, partido de Pilar, en el norte del conurbano provincial.

Sin embargo, al arribar al lugar indicado los delincuentes asaltaron a la señora y le robaron, entre otros elementos, su teléfono celular. Finalmente el jubilado, que reside en Martínez, en el partido de San Isidro, fue dejado en libertad. El damnificado, tiempo atrás, se dedicó a trabajar en una empresa dedicada a la venta de sustancias agroquímicas.

Fabián Marcelo Matilla, fiscal federal de Zárate-Campana, se encargó de las diligencias investigativas y, con el apoyo de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), se efectuó un rastreo de los celulares del secuestrado y de su hija, que se hallaban en poder de los malvivientes.

De esta manera se localizó a los responsables del ilícito extorsivo, quienes culminaron apresados por pesquisas de la Policía de la provincia de Buenos Aires, en operativos implementados por el juez Adrián González Charvay, magistrado federal de Zárate-Campana.