CHICA VIOLADA EN LA PLATA

PRECINTO56-La madrugada de ayer se convirtió en un verdadero in­fierno para una chica de 14 años, quien fue sometida sexualmente en un terreno baldío ubicado en inmediaciones de Plaza Rocha, de La Plata.

El autor del hecho fue aprehendido de inmediato gracias al aporte de los vecinos, quienes escucharon los gritos de auxilio de la menor.

Fuentes policiales indicaron que la chica (cuya identidad se preserva por cuestiones legales y para resguardar su integridad) había conocido al sujeto, de 22 años, horas antes en el Parque Saavedra, y pasaron juntos la noche. 

Después él la llevó a tomar bebidas alcohólicas y pastillas a un terreno baldío alejado de toda edificación y tapado con chapas, emplazado en 9 y 62, donde el hombre suele dormir.

Allí, sin pérdida de tiempo, la tiró al piso y le sacó el pantalón que llevaba. El depravado hizo entonces exactamente lo mismo, arrojándose al suelo y desvistiéndose. Pese a que la perjudicada inició una serie de fuertes gritos, el individuo, en “situación de calle” según informaron los voceros, no se detuvo y consumó el acceso carnal. 

Los desesperados pedidos de auxilio de la víctima continuaron hasta ser escuchados por los vecinos, quienes no dudaron en llamar al 911.

Debido a la gravedad del asunto, los agentes del Comando de Patrullas, llegaron en cuestión de minutos. Cuando arribaron, aún se sentían los gritos de la adolescente. 

“Ingresaron al baldío derribando una chapa que impedía el fácil acceso y, a los pocos metros, vieron al sujeto encima de la chica. Con los recaudos necesarios, lograron separarlos”, añadió el jefe de la fuerza consultado, quien aseguró que la damnificada “lloraba y tenía una pierna por fuera del jean”. 

El imputado fue trasladado a la comisaría Novena, dirigida por Matías Sáenz. Más tarde se negó a declarar en la fiscalía. Mientras que la víctima fue derivada a un centro médico y después al Gabinete de Abusos Sexuales de la DDI, donde los expertos corroboraron la violación.  

Los especialistas en rastros de la Policía Científica se apersonaron en el descampado, donde tomaron muestras.

En diálogo con la prensa, un investigador relató: “Creemos que el hombre no tenía en su poder arma alguna, porque no se halló nada”.

Sobre el depravado, se sospecha que suele dormir en el lugar del hecho, sobre un colchón, mientras que algunos testigos refrieron que hubo también una segunda persona involucrada, que se dio a la fuga.