LA "ODISEA" DE UN POLICÍA COMÚN

PRECINTO56-Desde nuestro portal, damos a conocer los casos policiales y no estamos de acuerdo cuando un jefe policial, no sabe contener su verborragia y se exalta cuando los vecinos reclaman seguridad.

Pero hoy vamos hablar del policía común, con un nombre imaginario, lo llamaremos... Juan Perez , con unos 20 años de servicio como suboficial.

Este imaginario hombre, es todos y es ninguno, su "odisea" comienza a las 06:00 de la mañana,se levanta, toma unos mates con su esposa, sus hijos duermen cuando él va rumbo a tomar servicio en un C.P. de la bonaerense.

A las 07:30 ya hace el relevo, media hora después ya esta en el móvil junto a su compañero, Juan y su "pata" recorren durante doce horas, puede pasar cualquier cosa grave, o simplemente puede ser un día normal.

Termino su recorrida a las 20:horas, fue un día muy normal, pero para Juan, su trabajo continua con 12 horas de C.O.R.E.S, de lo contrario, su familia no tendrán un pasar económico estable.

Termino las extras a las 08:00 horas, pero a Juan todavía le queda fuerzas (pocas) para realizar adicional en un banco.

Entra a las 9:30 y esa adicional termina cuando el ultimo empleado bancario se retira, entonces nuestro amigo emprende el regreso a su hogar.

Cuando llega, apenas ve a sus hijos, come con la familia, conversa con su esposa, se va a dormir porque mañana, hay que repetir lo "odisea".

El personal policial del C.P. cubre 12 horas día por medio, pero para que el dinero alcance, realiza lo mismo que Juan Perez, si trabaja tanto, como podemos pedirle  Juan, que nos cuide, si no se puede cuidar él.

Científicamente esta probado que hay funciones que el hombre pasadas las ocho horas laborales, ya no responde bien, por más ganas que ponga.

Hablamos de Juan, pero también su colega de una comisaria, realiza lo mismo, pero con la diferencia que en esa seccional hay un oficial de servicio y tres efectivos más, que son los que trasladan a los detenidos.

Por eso, como ciudadanos, exigimos,reclamamos, pero a nuestro pequeño entender, la tomamos con la gente equivocada, los que mandan son los jefes.