UN AHIJADO DETENIDO POR DOBLE CRIMEN

PRECINTO56-Un hombre de 45 años, ahijado de la pareja de octogenarios degollados en su casa de la localidad santiagueña de Tapso, quedó detenido en las últimas horas tras confesar el brutal asesinato.

El acusado fue apresado en las últimas horas del martes, reside  a unos 400 metros de la casa de las víctimas y tiene antecedentes  por violencia de género.

La investigación del crimen del matrimonio de Lucio Guzmán de 85 años y Nélida Romano de Guzmán, de 80, degollados durante la  madrugada del lunes, dio un abrupto giro cuando un ahijado de las víctimas confesó en la noche de este martes los asesinatos y dio detalles de cómo sucedieron los hechos.

Los pesquisas descartaban que se hubiera tratado de un caso de  inseguridad ya que no hubo robo, y se sospechaba de un caso  extremo de violencia intrafamiliar, publica el diario El Liberal.

Decenas de efectivos trabajaban junto con un equipo del Ministerio Público para completar la producción de pruebas y se  supo que el detenido habría señalada el lugar donde ocultó ropa  manchada con sangre de los dos ancianos.

Las fuerzas realizaban averiguaciones para determinar cómo fueron los últimos minutos de los ancianos, quienes se encontraban en el interior de su vivienda donde fueron duramente golpeados antes de ser ultimados.

La aprehensión del acusado se produjo durante las últimas horas del martes por orden de la Fiscalía, el hombre tiene 45 años y reside a cuatrocientos metros de la casa de los ancianos.

Al parecer, el acusado era un asiduo concurrente a la morada de los Guzmán, quienes vivían solos.

Durante las averiguaciones, los efectivos establecieron que las víctimas esperaban al acusado en horas de la tarde-noche del lunes.

Determinaron además que el ahora detenido tiene antecedentes penales por violencia de género.

Si bien la fiscalía -que aguarda reunir todas las pruebas-, mantiene la prudencia sobre el caso, efectivamente se supo que tras permanecer detenido, el ahijado del matrimonio Guzmán se quebró y confesó el crimen.

Antes de la versión brindada por el confeso homicida, la Fiscalía había realizado diversos procedimientos y barajaba tres hipótesis.

Pero ninguna alentaba la teoría de un asesinato por motivos económicos, ya que horas antes habrían sido descubiertos casi 150.000 pesos que las víctimas guardaban en la casa.

Al parecer el móvil que llevó al sujeto a cometer el asesinato sería un problema familiar.

Durante el día, policías provenientes de la Capital y fiscales realizaron varios operativos y aunque no hallaron armas, sí abundante cabello y pruebas genéticas.