BANDA DESVALIJO UNA CASA Y SE LLEVO AL PROPIETARIO

PRECINTO56-Por Fernando Vázquez-Cuatro marginales fuertemente armados desvalijaron una vivienda y luego secuestraron a un hombre de 68 años, a quien después liberaron, en un dramático suceso que se registró en la localidad bonaerense de Ingeniero Budge, en el partido de Lomas de Zamora.

Los delincuentes lograron darse a la fuga y ahora son buscados, de manera intensa, por los pesquisas policiales, quienes reconocieron que el caso tiene ribetes muy confusos.

Los voceros del departamento judicial de Lomas de Zamora revelaron que la infortunada víctima fue identificada como Jacinto Martínez, de 68 años.

El tremendo hecho comenzó cuando estos malvivientes arribaron a una finca situada en Virgen de Itatí al 2400, entre Claudio de Alas y Antonio Machado, en el citado distrito, en el sur del conurbano provincial.

Trascendió que los forajidos ingresaron a la vivienda y luego rápidamente se apoderaron de varios electrodomésticos y de 20.000 pesos, a la vez que resolvieron llevarse cautivo al sexagenario en el interior de su camioneta VW Amarok azul, patente AA359SE.

Versiones sostienen que posteriormente los individuos liberaron al hombre cautivo, en las proximidades de la calle Andrés Bello al 2700, y siguieron la fuga en la camioneta.

Martínez regresó por sus medios a la vivienda saqueada, donde dialogó con las autoridades. De acuerdo con lo manifestado por los informantes, la camioneta sustraída por la peligrosa gavilla apareció después, abandonada, en la esquina de la avenida Gilberto Elizalde y Santos Vega, en inmediaciones del denominado Barrio Nueva Esperanza y justo en el límite entre las localidades de Ingeniero Budge y Transradio, en el partido de Esteban Echeverría.

Autoridades policiales de la comisaría de Ingeniero Budge (10ª de Lomas de Zamora) realizan varios procedimientos en el humilde vecindario, con la intención de establecer el paradero de los responsables del terrible ilícito.

En tal sentido, los investigadores de la seccional consideran que el caso tiene ribetes confusos y no descartan que los delincuentes no hayan actuado al voleo, sino que en realidad conocían al hombre.