GENDARMES ATRAPADOS POR DELINCUENTES EN LA 1-11-14

PRECINTO56-Dos efectivos de Gendarmería Nacional, que realizaban tareas en dicho asentamiento, fueron asaltados por al menos diez delincuentes armados. Uno de ellos, además, fue retenido durante media hora. En ese lapso de tiempo le robaron el arma y lo golpearon.

Dos gendarmes que realizaban tareas de inteligencia en la Villa 1-11-14, de la zona del Bajo Flores porteño, fueron asaltados por al menos diez delincuentes armados y a uno de ellos lo mantuvieron cautivo durante media hora dentro de asentamiento, lo golpearon y le robaron el arma reglamentaria, informaron fuentes oficiales.

Efectivos de la Unidad de Prevención Barrial, alertados por frecuencia interna de lo ocurrido, se desplazaron hasta el sector denominado de “los peruanos” de ese asentamiento donde, en una de las recorridas, encontraron a un cabo de 29 años, quien relató que minutos antes, en la avenida Varela y el Pasaje San Juan, él y su compañero habían sido amenazados por varios delincuentes armados.

El efectivo destacó que los delincuentes se habían llevado cautivo hacia el interior de la Villa a su compañero de 27 años, con quien realizaba en conjunto las tareas de vigilancia afectadas al Operativo Cinturón Sur. 

Media después de ocurrido los hechos, uno de ellos fue encontrado por una de las patrullas en la avenida Varela y Castañares, a una dos cuadras de donde habían sido interceptados.

El efectivo denunció que los delincuentes sabían que eran gendarmes, que lo golpearon en la cara y le sustrajeron el arma reglamentaria, una pistola Pietro Beretta con un cargador con 15 balas y luego lo liberaron.  

Fuentes oficiales destacaron que los dos gendarmes fueron asistidos por personal médico de una ambulancia, que luego trasladó a unos de los suboficiales al Hospital Aeronáutico Central, para una mejor atención de las heridas sufridas.   

De acuerdo al informe, se investigaba si el hecho tuvo alguna relación con el operativo antinarcótico realizado el viernes último en la villa, donde se secuestraron 500 kilos de marihuana, 45 de cocaína y miles dosis de paco, y se detuvo a 15 personas, entre ellas a la suegra del capo narco peruano Marco Estrada Gonzáles, alias “Marcos”.