CRIMEN DE GLEW: LA COARTADA DEL MATRIMONIO NO ES COMPLETA

PRECINTO56-El matrimonio en cuya vivienda de Glew fue estrangulada la joven Ayelén Roldán por el momento sólo tiene confirmada su coartada entre las 2 y la 3 de la madrugada del día en que se produjo hallazgo del cuerpo.

Si bien la fiscal de Lomas de Zamora a cargo de la investigación, María Laura Alfaro, aún no descartó ninguna de las “cuatro o cinco hipótesis” que reconoció estar trabajando, intenta “chequear” lo declarado por la pareja, presuntamente amigos de la víctima y convertidos en sospechosos en la causa por el femicidio.

Según trascendió, Adrián Aníbal Torres y Natalia Inés Coronel declararon desde el inicio que el lunes último pasaron a buscar y tuvieron relaciones sexuales en la casa de ellos con la chica embarazada de cinco meses, pero que alrededor de las 20 se fueron y la dejaron al cuidado de sus cinco hijos, para ir a buscar a un hombre que se sume a sus prácticas sexuales grupales.

Entonces, siempre de acuerdo a lo declarado como testigos por la pareja, recién regresaron a las 5 de la madrugada al domicilio de la calle Fleming 3550 de Glew y allí encontraron asesinada a la chica, de 19 años, porque habían estado teniendo relaciones con un hombre en otro lugar.

Ayer, se supo que la fiscal Alfaro logró encontrar y hacer declarar a esa persona, quien trabaja en una gomería, quien le corroboró que tuvo sexo con ellos en esa madrugada en su casa pero que ello sólo ocurrió “entre las 2 y las 3”.

“La coartada sólo está chequeada durante esa hora. Todavía hay una brecha horaria hacia atrás y hacia adelante que la fiscal debe cotejar con otras evidencias más allá de los dichos de los sospechosos”, dijo uno de los investigadores del todavía confuso episodio en el que mataron a Ayelén Roldán, quien ya quedó claro que no trabajaba como niñera para este matrimonio.

Por otra parte, la fiscal espera por el envío de los informes de las empresas de telefonía de los celulares de esta pareja para determinar si aportan algún dato útil para poder geolocalizarlos con la apertura de las antenas, en las horas clave, aunque por lo que pudieron averiguar es que Torres y Coronel “no usan mucho los celulares”.

En tanto, los resultados preliminares de la autopsia certificaron que la joven, embarazada de cinco meses, murió por una “asfixia por estrangulamiento a lazo” con un elemento compatible con un cable y que tenía lesiones en sus nudillos, lo de que denotaría un aparente intento de defensa en el momento del ataque.

De esta manera, se descartó cualquier posibilidad de que se haya tratado de un suicidio y que fue asesinada por alguien que “ejerció una presión de dos a tres kilos durante un minuto” sobre su cuello.

Además, por orden de la titular de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 3 de Lomas de Zamora, todos los sospechosos (tanto el citado matrimonio, como Ariel Hernán Vallet, marido de la víctima), se sometieron en forma voluntaria a la extracción de muestras para la obtención de sus perfiles genéticos para eventuales cotejos de ADN futuros.

Es que también se realizaron hisopados subungueales, tanto en la autopsia, como de los sospechosos, ante la posibilidad de que debajo de las uñas de alguno de ellos se encuentre material genético apto para algún estudio de ADN que determine si alguien llegó a rasguñar a otro.

Ayelén Roldán fue encontrada estrangulada a las 5 del pasado martes, en una vivienda de Glew, por la pareja que le había dejado el cuidado de sus hijos el lunes por la noche mientras iban a buscar a otra persona para participar de un encuentro sexual de la modalidad swinger.

Al momento del hallazgo, la chica estaba tirada en el piso del living, en medio de un gran desorden, mientras que los niños fueron hallados ilesos y aparentemente no escucharon nada en el momento del asesinato porque estaban durmiendo, pese a que se trata de una vivienda pequeña, con solo dos habitaciones.

Los integrantes del Comando Patrulla de Almirante Brown, al entrar a la casa encontraron varios objetos tirados en el piso y también fueron alertados por la pareja sobre la falta de dinero en efectivo y dos bolsas de ropa del lugar, por lo que la hipótesis de un homicidio en ocasión de robo no está descartada.