BUSCAN EN LA CASA DEL ABOGADO "SACAPRESOS" EL CADÁVER DE SU ESPOSA

PRECINTO56-La casa del abogado Rubén Carrazzone en la localidad bonaerense de Ezeiza era allanada el lunes con georradares y otros métodos geofísicos, en busca de rastros de su esposa Stella Maris Sequeira, de 60 años, quien permanece desparecida desde el 29 de diciembre pasado.

Fuentes de la investigación informaron que el procedimiento, que se extenderá hasta las 18, se realizaba en el domicilio de la calle Ombú al 700, entre Los Alamos y Los Quebrachos, del barrio El Trébol, en la localidad de La Unión.

Tres días después de la desaparición de su esposa, Rubén Carrazzone, un mediático abogado “sacapresos”, denunció que la habían secuestrado, aunque la Justicia no descarta que pueda tratarse de un femicidio.

El letrado se enteró del procedimiento de esta mañana mientras se encontraba en una audiencia judicial y al ser consultado por un canal televisivo señaló que iría a Ezeiza.

“En mi vida maltraté a mi mujer”, sostuvo, versión que se contradijo con declaraciones de Solange, la hija de la mujer desparecida, que aseguró por el mismo medio periodístico que “tenía conocimiento de que la golpeaba” pero no sabía los detalles puntuales.

Solange, la única querellante en la causa, es quien solicitó el procedimiento de hoy, aseguraron los informantes.  Los investigadores, durante la inspección, emplearon sofisticados equipos geofísicos en busca del cuerpo de la mujer ante la sospecha que podría estar oculto entre las paredes de la vivienda.

En un primer momento el caso fue considerado como un secuestro extorsivo ya que el abogado denunció que tras la desaparición de su esposa recibió llamadas telefónicas exigiéndole dinero para dejarla en libertad.

En la causa hay un detenido acusado de haber realizado una de las llamadas extorsivas, pero es un colaborador de Carrazzone, a quien conoció siendo su cliente.

Tomó intervención en un primer momento el juez federal de Lomas de Zamora Patricio Santamarina, que en febrero se declaró incompetente al considerar que no se trataba de un secuestro.

Ante la presunción que Sequeira podría ser víctima de un homicidio o de un delito del fuero ordinario, Santamarina pasó el caso a la Justicia penal de Lomas de Zamora.

La causa entonces fue primero a la Fiscalía N 1 de Ezeiza, jurisdicción de la quinta donde vivían Carrazzone y Sequeira, luego fue derivada a la Fiscalía N 2, de Ezeiza, que era la que se encontraba de turno cuando se produjo la desaparición de la mujer del abogado.

El 21 de febrero, Carlos Hassan, titular de esa fiscalía, dictaminó que no había que recibir la causa y que había que enviarla de nuevo a la Justicia federal y en la actualidad el caso se encuentra en el Juzgado de Garantías N7 de Lomas de Zamora, que debe resolver si queda en el fuero penal ordinario de la provincia o si vuelve la Justicia federal.