JOVEN GITANO RECIBIÓ UN DISPARO EN SU CARA

PRECINTO56-Un joven de 18 años fue herido de un balazo en la cara cuando salía de su casa en el barrio de Parque Avellaneda, y los investigadores intentan determinar si se trató de un ataque en el marco de un intento de robo o si fue víctima de un ajuste de cuentas vinculado a un problema entre gitanos.

Fuentes policiales aseguraron que el hecho ocurrió cerca de las 2 de esta madrugada sobre la avenida San Juan Bautista de La Salle al 1800, y que la víctima primero le dijo a los médicos que había sido atropellado por un auto importado y, luego, en el hospital, se determinó que presentaba un balazo en el pómulo derecho.

Según los investigadores, todo comenzó cuando unos vecinos llamaron al SAME porque un joven que acababa de salir de su casa, identificado como David Jesús Miguel (18), se encontraba tirado sobre el asfalto.

Los médicos que llegaron al lugar encontraron al joven y al entrevistarse, éste refirió que había sido atropellado por un auto Audi A1 con varios ocupantes adentro que, tras embestirlo, se dio a la fuga.

Los médicos lo trasladaron al Hospital Piñeyro, desde donde fue derivado luego a la Clínica Zabala y quedó internado.

Pero los especialistas de ese centro asistencial determinaron que el joven presentaba una herida de bala en el pómulo derecho, por lo que convocaron a efectivos de la comisaría 40a. para denunciar lo que habían encontrado.

El joven fue operado en la mañana de este martes y permanecía en estado estable, mientras que los policías se dirigieron a la casa de la víctima para realizar las primeras actuaciones.

El hecho es investigado por la fiscalía criminal y correccional 22 porteña, a cargo de Eduardo Cubría, quien solicitó distintos peritajes balísticos y en busca de rastros de los atacantes.

Además, se solicitó el secuestro de la ropa del joven baleado y del plomo, en caso de que puedan extraerlo de la cara de la víctima.

Los pesquisas aún no lograron determinar si el ataque estuvo vinculado a un hecho de robo o si fue víctima de un ajuste de cuentas relacionado a un ataque gitano, tal como lo aseguraron algunos vecinos que aseguraron que en la zona son habituales las venganzas entre los miembros de esa comunidad.