MISIONERO DETENIDO POR ABUSAR DE SUS HIJAS

PRECINTO56-Un hombre de 33 años fue detenido en Misiones acusado de haber abusado de dos hijas de su pareja, relación de la que nacieron tres niños en los últimos siete años, según confirmaron el jueves fuentes judiciales.

El procedimiento se realizó el pasado martes y continuó ayer en la localidad de San Gotardo, distante a unos 125 kilómetros al norte de Posadas, dispuesto por el juez Rubén Osvaldo Lunge, quien personalmente encabezó las actuaciones.

El detenido acumula más de 20 causas judiciales por diversos delitos y es conocido en la zona por el alias de “Diablo”, con el cual se hizo de fama por su carácter violento.

De acuerdo con las mismas fuentes, el acusado fue aprehendido por un grupo de policías que rodearon la vivienda que ocupaba con el grupo familiar, aunque intentó escapar y fue reducido en medio de forcejeos ante la presencia del juez.

Luego de ser alojado en una dependencia policial de la localidad de Capioví, cercana al lugar donde se realizó el operativo, las víctimas, que actualmente tienen 18 y 26 años, expusieron ante las autoridades el calvario que vivieron durante más de cinco años por los abusos a las que eran sometidas por su padrastro.

Según los investigadores, la mayor de las mujeres relató que sus padecimientos comenzaron en 2001 con maltratos, agresiones y prohibiciones de abandonar la vivienda, inclusive para asistir a clases, además de cotidianos maltratos, amenazas y violaciones.

Además, relató que en ese contexto su madre era la destinataria de las humillaciones más duras por parte del hombre y que fruto de las relaciones no consentidas dio a luz dos niños, uno de los cuales tiene actualmente cinco años, al que podía llevar al jardín de infantes pero sin demorarse para no sufrir agresiones.

La menor de las mujeres dijo a las autoridades que fue abusada desde los 11 años hasta que, a los 13 años, comenzó a gestar a un niño que actualmente tiene cinco años, la misma edad que el hijo de su hermana.

Segun informaron, la intervención personal del magistrado se debió a cierta demora verificada entre la primera denuncia realizada por las víctimas, a fines de julio pasado, lapso en el cual fueron convertidas en rehenes del acusado, que les impedía abandonar la casa bajo a amenazas de muerte.

En la vivienda, el juez dispuso el secuestro de teléfonos celulares y la realización de pericias genéticas para confirmar o descartar el vínculo de los tres niños con el acusado, en tanto continúan las investigaciones y del apoyo psicológico y medio ambiental a las víctimas.