SE ENTREGARON LOS DELINCUENTES QUE TENÍAN A POLICÍAS COMO REHENES

PRECINTO56-Tras 8 horas de tensión, los dos delincuentes se entregaron y liberaron al último policía, en un hecho que tuvo en vilo a todo Caballito y obtuvo gran repercusión en la madrugada de este miércoles.

Según trascendidos, los policías habrían pedido un móvil de tv y la policía les acerco una camioneta con antena para simular que complacían el pedido. Al verlo, los delincuentes liberaron al último policía y se entregaron. Con inteligencia, la fuerza policial logró neutralizar el hecho.

Los dos policías sufrieron una crisis de nervios y tuvieron que ser atendidos. "El personal ingresó a la casa para verificar la presencia de los delincuentes que habían robado una casa en la calle Puan.

Los malhechores sorprendieron al efectivo y le apuntaron con un arma en la cabeza. En ese momento tres agentes ingresan a la vivienda y para salvaguardar la vida de su compañero, hacen caso a los que le dijeron los maleantes" explicó Carlos Quiñones, comisionado mayor de la policía de la ciudad, una vez concluido el episodio.

"Los policías recibieron contención y luego fueron a la comisaria 12. Los ladrones fueron identificados y serán investigados" contó Quiñones, a la vez que negó los trascendidos que indicaban que familiares de los maleantes se hicieron presentes en el lugar. Por último afirmó que los delincuentes pidieron garantías y así se les cumplió.

El hecho se inició en una vivienda con terraza situada en planta alta en la calle Puan al 635, a media cuadra de avenida Directorio, adonde dos ladrones entraron a robar a mano armada y redujeron a las tres personas que se encontraban allí. Fuentes policiales informaron que dos efectivos de la comisaría 12da. arribaron poco después al lugar tras ser alertados de la presencia de asaltantes y al entrar a la casa negociaron la liberación de los tres moradores de la misma.

Estos dos policías se ofrecieron como rehenes en lugar de los civiles, a partir de lo cual, los delincuentes los despojaron de sus chalecos antibalas y los dejaron esposados en el interior del inmueble, dijeron los informantes. Según las fuentes, otros dos policías llegaron a la vivienda minutos más tarde y a bordo de un patrullero comenzaron a negociar la liberación de sus dos compañeros.

En esta ocasión, los efectivos lograron acordar que los delincuentes abandonasen la casa a cambio de escapar a bordo del móvil con ellos como rehenes. Sin embargo, antes de poder huir, otros patrulleros los cercaron, por lo que asaltantes se atrincheraron con los dos efectivos dentro del móvil.

En estas circunstancias se inició una nueva negociación, primero a cargo de uno de los compañeros de las víctimas de la comisaría 12da. y luego de un especialista del Grupo Especial de Operaciones Federales (GEOF).

Durante las negociaciones, los policías advirtieron que los delincuentes escuchaban sus modulaciones radiales, por lo que los efectivos debieron cambiar de frecuencia. “Los vamos a matar, la c... de tu madre”, alcanzó a decir uno de los captores a través de la radio. En tanto, los dos policías que habían sido esposados dentro de la casa asaltada fueron liberados ilesos y se sumaron al operativo montado para lograr que los delincuentes depusieran su actitud, acción que se logró tras 8 horas de negociación.