EX FUTBOLISTA ACUSADO DE SER NEXO CON NARCOTRAFICANTES

PRECINTO56-Esteban Adrián Delrío, ex futbolista argentino, fue detenido por Gendarmería y se lo acusa de ser el nexo de José Bayron Piedrahita Ceballos, el ganadero atrapado en su estancia de Antioquia, La Contadora, por narcotráfico en Colombia y lavado de activos en Argentina. Es por la megacausa del Café de los Angelitos y más de 30 restaurantes allanados en la Capital Federal y el conurbano bonaerense.

Delrío es el representante legal de Dystry Panamá SA en el país, marca creada en Panamá que fue incluida por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos en la Lista Clinton, un formulario negro creado por el ex presidente Bill Clinton para combatir a las personas y empresas investigadas por sus relaciones con el dinero narco en todo el mundo.

Esta empresa está bajo la mira de la Administración para el Control de Drogas (DEA de los Estados Unidos) desde 2016, sospechosa de de ser usada para lavar dinero proveniente del narcotráfico. En Colombia, el Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía General de ese país atrapó el viernes a Piedrahita Ceballos en su estancia.

El hombre, de 58 años, sobrevivió a la caída del capo del cártel de Medellín, Pablo Emilio Escobar Gaviria, y se habría asociado con los hermanos Jorge Luis y Juan David Ochoa Vásquez, que fueron extraditados a los Estados Unidos, y habría traficado cocaína con los cárteles de Cali, del Valle y de Envigado.

Los allanamientos

En Argentina, Gendarmería realizó 34 allanamientos simultáneos y arrestó a seis personas, en Capital Federal y provincia de Buenos Aires, donde secuestraron dinero, oro, joyas y autos.

Los detenidos, entre ellos Delrío, pasaron el viernes su primera noche en las instalaciones de Uniprojubaires. El juez Barral los indagará en los Tribunales Federales de Morón.

El narcotraficante colombiano, con la ayuda de sus nexos en Argentina, habría logrado lavar 15 millones de dólares en el país. Esteban Adrián Delrío jugó como defensor en All Boys  durante la década del 80 y dirigió la sexta división de Independiente. También estuvo en Tigre, San Miguel y Luján. Por su parte, José Bayron Piedrahita Ceballos era uno de los 15 narcotraficantes más buscados del mundo, y habría hecho negocios con tres cárteles.

Otro de sus nexos detenidos fue el empresario argentino Mateo Corvo Dolcer, encargado del Café de los Angelitos, uno de los lugares donde se hicieron los procedimientos. El café, conocido por sus shows de tango, fue remodelado en los años 2000 y reabrió sus puertas en 2007.

Las autoridades investigan si, durante ese lapso, la reforma sirvió de “pantalla” para blanquear dinero proveniente de la droga. Ubicado en la esquina de la Avenida Rivadavia y Rincón, fue muy concurrido por Gardel.

En agosto de 2016, la Justicia colombiana confiscó sus casas y secuestró los bienes de Piedrahita y sus familiares, quienes serían presuntos testaferros y hoy siguen siendo investigados.

Entre los bienes confiscados, se encontraron muebles rústicos, obras de arte valuadas en miles de dólares y 17 inmuebles con un valor de unos 40.000 millones de pesos