ESCLAVISTAS SORTEABAN QUIEN IBA AL BAÑO

PRECINTO56-Al menos 14 familias sometidas al trabajo esclavo y servidumbre fueron rescatadas por personal de la Policía de la Ciudad en los barrios de Mataderos y Flores, donde operaba una banda de esclavistas en talleres textiles clandestinos.

Efectivos de la División Delitos Complejos llevaron a cabo siete allanamientos en donde descubrieron talleres clandestinos donde se sometía al trabajo esclavo y reducción a la servidumbre a estas personas.

Los agentes lograron establecer que los empleados de los establecimientos ilegales hacían trabajar más de 14 horas por día a ciudadanos extranjeros, la mayoría sin documentación, utilizando un perverso sistema de “sorteo” para las horas libres.

Cada comienzo de semana, a modo de ritual, los patrones hacían girar una ruleta de cartón con los nombres de los trabajadores, la persona elegida al azar era quien gozaría de una hora libre durante esa semana. Pero la crueldad, no terminaba ahí: el empleado en esa hora semanal debía elegir entre tres actividades: comer, ducharse o descansar.

El “modus operandi” de esta banda de esclavistas incluía iniciar la jornada laboral a las 8:00 y explotar a los trabajadores hasta las 0:00. Los hombres tenían a su familia a cargo para realizar el trabajo.

Cuando los oficiales intentaron ingresar en uno de los talleres, los encargados se resistieron al allanamiento utilizando máquinas de coser como “barricadas” para impedir el acceso de los uniformados.

Pese a la resistencia inicial, los agentes de la Policía de la Ciudad lograron entrar, encontrando las irregularidades mencionadas y gran cantidad de máquinas de coser, de corte, rollos de tela, prendas de vestir y etiquetas.

Todos los elementos incautados fueron secuestrados como pruebas para la investigación.

El encargado de uno de los talleres explicó que cada familia conseguía sus clientes, traía sus materiales y “alquilaba” el lugar y las máquinas, pero al momento de presentar la documentación no tenían respaldo legal y los materiales repetidos en los distintos boxes confirmaban que estaban produciendo en serie.

El Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal número 5, a cargo de Marcelo Martínez de Giorgi, dispuso la clausura de estos establecimientos y el secuestro del material encontrado.