POLICÍA ASESINADO EN LUIS GUILLÓN

PRECINTO56-Un policía de la Ciudad fue asesinado a balazos cuando llegaba en una moto a su casa en la localidad bonaerense de Luis Guillón y fue atacado por delincuentes que le cruzaron un auto y, tras dispararle, huyeron sin robar nada.

Las fuentes precisaron que el hecho ocurrió la noche del domingo en la calle Teniente Bourquet al 500, de esa localidad del partido de Esteban Echeverría, en el sur del conurbano, y los investigadores intentan determinar si fue un crimen en ocasión de robo o si se trató de algún tipo de ajuste de cuentas.

El hecho ocurrió cuando el oficial inspector de la Policía de la Ciudad Jorge Daniel Loto, de 42 años, se hallaba vestido de civil porque estaba franco de servicio y llegaba a su casa a bordo de una moto.

Según pudo observarse en una cámara de seguridad municipal que registró el episodio, el policía llegó a la esquina de Bourquet al 500, dio un giro y fue levemente embestido por un automóvil Volskwagen Surán color oscuro, que lo hizo caer al pavimento.

En ese momento, Loto se alejó de su motocicleta, extrajo su arma reglamentaria Glock calibre 9 milímetros y comenzó a disparar, pero desde el automóvil también le dispararon y lo hirieron en el abdomen.

Si bien no se llega a observar cuántas personas había dentro del auto, la sospecha de los investigadores es que los delincuentes eran varios, pero solo uno de ellos fue el que disparó.

En las imágenes se observa que, tras el tiroteo, el auto da marcha atrás y escapa del lugar sin que los delincuentes se lleven la moto.

En tanto, el policía quedó tendido en el piso y segundos después fue asistido por un vecino que llamó a una ambulancia.

El oficial inspector fue trasladado al Hospital Santamarina de Luis Guillón donde fue operado ya que el disparo le había afectado al hígado pero finalmente murió como consecuencia de las lesiones internas.

El cuerpo fue trasladado luego a la morgue judicial de Lomas de Zamora, donde esta mañana se le realizará la autopsia.

En tanto, los investigadores analizaban las imágenes de las cámaras municipales con la intención de individualizar la chapa patente de la Surán.

Si bien todo indica que se trató de un hecho de entradera y que el policía se dio cuenta lo que estaba por pasar por lo que decidió intentar resistirse, los investigadores no descartan otras hipótesis, entre ellas la de un posible ajuste de cuentas.

En el lugar, los pesquisas secuestraron la pistola del oficial inspector y varias vainas servidas calibre 9 milímetros.