ASESINO A SU EX Y SE SUICIDO EN UN BAÑO

PRECINTO56-Sucedió en el barrio La Costanera de Tucumán, donde una mujer fue asesinada a tiros en su casa por una antigua pareja que luego huyó y se disparó en la cabeza.

Un equipo de policías llegó hasta ese lugar para detenerlo e intentar establecer su posible participación en el primer hecho pero falleció horas después en el hospital. Los investigadores creen que había relación entre ellos por los testimonios de los vecinos.

La División Homicidios arribó hasta la vivienda de Yamandú Rodríguez al 800 por el crimen de Marta Moreno, de 50 años. La mujer, fue ultimada de dos tiros en la cabeza a manos de un hombre que llegó hasta su casa y la ejecutó.

Basándose en los testimonios, los investigadores consideran que se trató de un femicidio. "Los familiares de la mujer señalaron que ella habría mantenido una relación sentimental, tiempo atrás, con este hombre, pero había decidido finalizarla", señaló una vecina.

Los pesquisas intentan establecer si el revólver con el que fue ultimada Moreno es el mismo con el que se disparó, dos horas después, un hombre identificado como Oli.

El fiscal Diego López Ávila pidió que el arma sea peritada. Además, un cabello encontrado en una de las manos de Moreno, puede ser otra clave para establecer una conexión entre ambos hechos.

En tanto, el celular de la mujer, que también será analizado para establecer si existieron amenazas previas, tal como afirmaron sus familiares.

Marta Moreno, su hija y dos sobrinas descansaban en su casa cuando un hombre logró entrar en la vivienda después de romper la puerta principal.

Al escuchar los ruidos, la mujer fue a ver qué sucedía pero al llegar a la cocina le dispararon dos veces en la cabeza. Su hija, de 16 años, corrió hasta ese sector de la casa y encontró a su madre sin vida. También vio a un hombre que escapaba corriendo con un arma y salió a la calle para pedir ayuda.

"Gritaba que habían matado a su mamá, que la ayudemos. Yo entré a la casa con mi marido y vimos el cuerpo de Marta, estaba como de rodillas, boca abajo. Entonces, llamamos al 911 y pedimos una ambulancia", relató Adriana Herrera, una vecina.

Cuando el equipo de la División Homicidios, dirigido por el comisario Jorge Dib y la sub comisario, Juana Estequiño, llegó al lugar, detuvieron a un joven, sin embargo, la investigación avanzó con sospechas en torno a otro hombre.

Así, llegaron hasta el domicilio de Oli, que se atrincheró en un baño y se pegó un tiro.

Según la Policía, hay testimonios de que Oli amenazaba a Moreno y la agredió físicamente en la Terminal de Ómnibus en una ocasión.

Sin embargo, los investigadores, hasta el momento, no encontraron denuncias previas por violencia de género.