GRAVE DENUNCIA CONTRA UN CURA EN MORÓN

PRECINTO56-Esa sensación de impotencia que siente una familia al escuchar palabras sueltas de parte de su hija que se traducen en una situación de abuso se multiplica al saber que las pericias psicológicas recién se podrán hacer en junio, siete meses después del hecho mencionado.

Esto es lo que le ocurre a los padres de una nena de cuatro años, que en noviembre del año pasado decidió contar episodios extraños sobre diferentes "juegos" a los que la sometía un sacerdote del colegio religioso al que asistía en Morón.

La menor está dando sus primeros en la salita de cinco de otra institución mientras sus padres luchan contra la burocracia de la justicia. 

El hecho ocurrió en noviembre pasado en el colegio Monseñor Solari de Morón y el apuntado, de acuerdo a los dichos de la víctima, es el padre Guillermo, un sacerdote de nacionalidad colombiana que los padres dicen desconocer.

"Nos presentaron a todos las maestras y autoridades, menos a él", señaló Carmen, la mamá de la menor. Según testimonios de otros papás, el religioso fue separado de la institución aunque está gozando de su libertad.

El pedido desesperado de la familia tiene que ver con la fecha para la pericia psicológica, dispuesta por el cuerpo médico para los días 5, 6 y 7 de junio. "Es necesario que esto se adelante. Es urgente. Van a haber pasado seis meses", sostuvo el abogado Iracheta.

A su vez, el letrado deslizó que la pericia médica se realizó al día siguiente de que la nena decidiera contar lo sucedido y que en teoría el paso siguiente era el que se dispuso para mitad de año, para luego realizar la cámara Gesell.

La responsable de la investigación, que pertenece a la UFI 4 de Morón, es la agente fiscal Valeria Curtade.

Tanto el abogado como la madre denunciaron que las autoridades del colegio donde ocurrieron los hechos había enviado una carta documento a la familia solicitando que la alumna "justifique las inasistencias o bien sea reintegrada inmediatamente".

"Ella me lo contó a principios de noviembre y siempre nombraba al padre Guillermo", recordó la mamá de la menor, Carmen, en diálogo con este medio. "Ella manifestó que la tocaron y que esta persona hizo un juego con ella", agregó y aclaró que "nunca me lo presentaron en el colegio" y que "lo conozco porque mi nena me lo mostró en la fila del supermercado".

Si bien la nena le contó a sus padres en noviembre, Carmen recordó que "a mitad de año ella había cambiado de actitud". "Nosotros la buscamos a ella pero no para que le pasara esto", cerró la madre entre lágrimas, quien junto con el padre piden a gritos desesperados que la fecha se adelante para poder continuar con la causa.