MATAN A UN PIBE Y SE BURLAN POR FACEBOOK

PRECINTO56-Un adolescente de 16 años fue asesinado de dos puñaladas en el abdomen al salir en defensa de dos amigas que eran agredidas por al menos tres jóvenes en una plaza del partido bonaerense de Merlo y, tras el ataque, los acusados se jactaron del crimen en facebook.

"Una puñaladita y una patada en la cabeza y murió? Qué bobo sin cancha", dice uno de los mensajes que escribió un joven en la red social Messenger, mientras que otro publicó en tono de burla "un minuto de silencio, para Saúl que está muerto, eae ae ae".

Los padres del joven asesinado, Saúl Agustín Argañaraz, reclamaban en la puerta de su casa el esclarecimiento del crimen y lamentaban las cargadas de las que era víctima su hijo.

El hecho ocurrió el pasado sábado 31 de marzo a las 4.30 en la calle Doblas y Salcedo, en el barrio "El Cortijo" de Libertad, en el oeste del conurbano bonaerense, donde se hallaba Argañaraz con dos amigas.

En ese momento, una banda integrada por ocho jóvenes, entre hombres y mujeres, comenzó a molestar a dos chicas y Argañaraz pretendió intervenir para que se pelearan.

Por esa razón, los agresores comenzaron a atacar al muchacho con cuchillos y golpes hasta que cayó malherido al piso.

Los investigadores aseguraron que el chico fallecido recibió dos puñaladas en la zona del abdomen y al menos dos fuertes golpes en la cabeza.

Tras el ataque, los agresores le robaron sus zapatillas y luego huyeron del lugar, dijeron las fuentes policiales.

Una de las amigas de Argañaraz llamó al 911 y a la familia de la víctima, tras lo cual el joven fue trasladado a la Clínica Modelo de Morón, donde finalmente falleció antes de que pudiera ser operado.

Por el caso, hay un menor de edad detenido, quien ya declaró ante la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 8 de Morón, a cargo de la fiscal Adriana Suárez Corripio, quien instruye una causa caratulada como "homicidio simple"

En las últimas horas, en otro procedimiento realizado por los investigadores se logró la detención de otro sospechoso, de 16 años, quien quedó a disposición de la Fiscalía de Responsabilidad Juvenil 2 de Morón, aunque tras ser indagado fue entregado a sus padres.

Durante los allanamientos realizados, la fiscal Suárez Corripio ordenó el secuestro de una tarjeta SUBE, dos teléfonos celulares y dos cuchillos que ahora están siendo analizados para intentar establecer si fueron utilizados en el crimen.