COMERCIANTE ASESINADO EN ESCOBAR

PRECINTO56-El dueño de un minimercado de la localidad bonaerense de Garín fue asesinado de un balazo en la nuca durante un asalto en su comercio y por el hecho hay un sospechoso detenido, a quien se le encontró parte del dinero robado, informaron hoy fuentes policiales.

El episodio sucedió minutos antes de las 20 de anoche, cuando Carlos Alberto Pecker (62), se encontraba atendiendo su local, llamado "Todo Novillo" y situado en la avenida Fructuoso Díaz 950, de la mencionada localidad del partido de Escobar, en el norte del conurbano.

En base a dichos de testigos que estaban presentes en el comercio al momento del asalto, se determinó que al menos tres delincuentes armados ingresaron al minimercado con fines de robo y que, ante la supuesta resistencia de Pecker, lo asesinaron de un tiro en la nuca y le robaron la recaudación del local.

Los ocasionales clientes intentaron ayudarlo, pero el comerciante murió a los pocos minutos de ser herido de gravedad.

Luego de dar aviso a la Policía, los efectivos llegaron al local y encontraron muerto al hombre cerca de la caja registradora.

Cristina, esposa de la víctima desde hace 20 años, dijo hoy a la prensa que seguramente su marido "se resistió, como siempre", ya que le habían robado dos veces en 2002, en una de las cuales le pegaron un tiro, y en 2004, cuando recibió cuatro balazos y le quedaron secuelas en las piernas.

"Él era un tipo que decía que no se la iban a llevar de arriba. No era la primera vez, tenía seis tiros en su cuerpo. Ahora, le pegaron un tiro en la nuca", señaló Cristina, respecto a la forma en la que lo asesinaron y especuló que "seguro se habrá dado vuelta para agarrar un machete que tenía ahí".

Contó que cuando anoche le avisaron lo que había sucedido y llegó desde el comercio que ella tiene a dos cuadras, encontró a su esposo "de rodillas, como rezando".

Cristina aseguró que el robo se produjo cuando sólo faltaba media hora para que su esposo cerrara el minimercado, donde funcionaba una carnicería y también se vendían otros productos, ya que tenían previsto viajar a Mar del Plata para descansar cuatro días y porque uno de sus hijos iba a jugar un torneo de fútbol.

"Carlos era muy querido, muy bueno, espero que lo recuerden bien. Destrozaron a una familia muy unida. Tengo unos hijos maravillosos que me dejó", sostuvo la mujer, que junto a Carlos eran padres de mellizos.

La mujer señaló que a raíz de lo sucedido, sus hijos le pidieron que cierre el local y reveló que cuando hoy la llamó un secretario del intendente de Escobar, ella le anunció: "Dos comercios van a cerrar porque no nos cuidan".

Finalmente, la esposa de Pecker pidió que "si alguien sabe algo y puede aportar datos para que no maten más a ningún Carlos, los aporte a la fiscalía".

Tras el crimen del comerciante, los delincuentes escaparon en un Peugeot 504 azul antiguo rumbo a la villa Cri Cri, donde anoche se desplegó un operativo para atraparlos.

Durante la búsqueda llevada a cabo por efectivos de la seccional 3ra. de Escobar, de la DDI Zárate Campana y del Comando de Patrullas Escobar, en el cruce de Uruguay y Vicente López fue detenido un sospechoso del hecho, identificado por los investigadores como Daniel Ramón Hernández (18) y con domicilio también en Garín.

Según las fuentes policiales, al momento de la captura, el joven tenía dinero encima que podría provenir del botín robado y además respondía a las características aportadas por testigos, por lo que quedó a disposición del fiscal 6 de Zárate-Campana, Martín Zocca.

En tanto, hay otros dos sospechosos ya identificados que son buscados por la Policía, y en inmediaciones de la villa Cri Cri también se secuestró el Peugeot empleado por los delincuentes, el cual será sometido a los peritajes correspondientes en busca de huellas.

Tras el crimen, gran cantidad de vecinos se reunieron anoche en la puerta del minimercado para acompañar a la familia Pecker ya que el dueño del comercio era muy querido en la zona porque, según sus clientes, siempre los ayudaba y les fiaba, de acuerdo con comentarios publicados en redes sociales.

"Gracias por todo Carlitos", fue uno de los mensajes que quedaron pegados en las persianas del local, que hoy amaneció cerrado.