EL MARIDO DE LA ENFERMERA EN LA MIRA DE LOS INVESTIGADORES

PRECINTO56-La causa por la muerte de Marcela Coronel empieza a tomar forma.

La autopsia, que se retardó por la cantidad de cuerpos que había para peritar en la morgue judicial, arrojó que pese a los golpes, murió asfixiada. 

Su marido, también fue analizado por peritos, y éstos determinaron que no tiene rasguños ni marcas compatibles con un forcejeo o pelea que pudiese haber librado la víctima antes de morir.

Esto, sumado a la coartada del viudo sobre que a la hora del deceso él estaba trabajando, parecieran correrlo del eje de sospechoso. Sin embargo, se acercan horas decisivas para él,la autopsia demostraría que él estaría en su casa a la hora del homicidio.

Este viernes, declararán compañeros de trabajo de Guevara. La justicia busca que confirmen o su versión sobre si llegó en tiempo y forma al trabajo (alrededor de las 7.30).

La relevancia de la confirmación de la coartada, sin embargo, quedará sujeta al informe sobre la data de muerte de la víctima, que aún no se conoce.

Desde el Centro de Integración Monteagudo en donde Guevara trabajaba como seguridad, además, niegan que él haya denunciado venta de drogas. Creen que miente.

Mañana también se peritarán el teléfono del marido y la computadora de la enfermera. En tanto, como el teléfono de esta última no se encontró en el lugar del hecho, los llamados y mensajes se deberán analizar con la compañía prestadora.

Los dos juegos de llaves que existían en la casa, según Guevara, son clave. Uno estaba dentro del domicilio que no presentaba ninguna entrada forzada y cuya puerta principal estaba cerrada por dentro.

Peritadas varias cámaras del distrito, no se ve en ninguna de ellas, a Guevara caminando a su trabajo 

Por otro lado, el short manchado de sangre en un balde con agua y una zapatilla que también tenía rastros son una pieza importante en la investigación. Ambos elementos fueron encontrados en la escena del crimen y perteneces al viudo.

La bolsa con ropa hallada a cuadras de la vivienda, también con manchas de sangre, son de la talla del marido pero aun no se certificó si son de su pertenencia.

Guevara está en el centro de la escena, ya que los investigadores se enteraron que Coronel quería separarse. Él y un hombre desconocido que, según vecinos, estaba fumando en el patio de la vivienda la trágica mañana, son los principales sospechosos del horrible crimen.