INVESTIGAN EXPLOSIONES EN DOS COMISARIAS

PRECINTO56-La Justicia investiga dos atentados explosivos concretados con bombas caseras contra dependencias policiales del conurbano. Los ataques, registrados ayer, tuvieron como blancos la sede de la Policía Local, en Caseros, y la comisaría de Transradio, en Echeverria.

En el primero de los episodios un empleado municipal, una mujer policía y un suboficial resultaron aturdidos por la onda expansiva de la explosión y fueron atendidos en el hospital local.

Mientras que en el segundo incidente no se registraron heridos. Los investigadores analizaban las cámaras de seguridad instaladas cerca de ambas dependencias policiales para tratar de encontrar alguna imagen que permita identificar a los autores de los atentados.

Hasta anoche no había ningún sospechoso detenido y, en ambos casos, la Justicia calificó los incidentes como intimidación pública.

El hecho más grave ocurrió en Caseros, a las 6.50, en San Martín 1666, donde funciona la base de la Policía Local, de Tres de Febrero. A partir de la reconstrucción del episodio realizada por los investigadores se determinó que la explosión ocurrió cuando uno de los policías estacionaba su Ford Ecosport roja frente a la dependencia policial.

Al realizar esa maniobra, el uniformado tocó una bolsa de polietileno negra con una de las ruedas de la camioneta. En ese momento, el contenido de la bolsa explotó.

Los testigos vieron un fogonazo. A raíz de la onda expansiva, el caño galvanizado que debía direccionar la fuerza de la explosión se incrustó en la puerta de la dependencia policial y dejó un boquete.

La explosión se produjo en el momento del relevo del personal. Al lado de la camioneta del suboficial se había detenido una policía, que llegaba a tomar servicio junto con su novio.

La mujer descendió de la moto en el momento en el que se produjo la explosión. Tanto ella como su pareja también quedaron aturdidos por los efectos de la onda expansiva de la bomba.

Los peritos que revisaron el precario artefacto indicaron que se trata de una bomba de fabricación casera, con un caño galvanizado y un temporizador.

La elección del lugar en el que fue colocado el explosivo no fue casual. Los autores del ataque dejaron la bomba en un sector de la cuadra fuera del ángulo de barrido de las cámaras de seguridad instaladas en la zona.