MATARON A TESTIGO QUE DECLARO EN EL JUICIO CONTRA "LOS MONOS"

PRECINTO56-El pasado sábado a primera hora fue baleado el Centro de Justicia Penal de Rosario, pero por la noche ocurrió un hecho de sangre que alarmó y preocupó a toda la ciudad santafesina. Un hombre de 37 años fue asesinado a quemarropa de cinco tiros en el pecho. 

La víctima había sido llevada por la fuerza pública desde la provincia de Chaco para declarar en diciembre pasado como uno de los testigos contra la banda de Los Monos.

Ese día, el hombre se desdijo de lo que había declarado en junio de 2013. Pasadas las 22 del sábado dos desconocidos en moto asesinaron de cinco disparos en el pecho a un hombre de 37 años cuando estaba en la puerta de su vivienda de Barra al 2300. La víctima fue identificada como Diego Germán Romero. 

En el lugar quedó un amigo, que indicó que estaban charlando en la puerta de la casa cuando pasaron dos sujetos en moto, a quienes no pudo reconocer.

Personal de la División Homicidios de la Policía de Investigaciones recolectó en el lugar seis vainas servidas, en la zona jurisdicción de la comisaría 32ª. Romero vivía con su madre, y los pesquisas señalaron que cuando preguntaron si tenía problemas con alguien que pueda desencadenar el brutal ataque, sus familiares y allegados contaron ofuscados que Romero había sido testigo del juicio llevado a cabo contra la banda de Los Monos

En 2013, Romero contó ante el juez Juan Carlos Vienna -titular por ese tiempo del Juzgado de Instrucción 4ª- que Mariano “Gordo” Salomón lo contactó de parte de Ramón Machuca y Ariel Guille Cantero para que trabajara en un búnker de Lima y 27 de Febrero. El acuerdo era doce horas al día por 500 pesos y drogas. 

“Dado que no acepté, me tiraron en la pierna”, quedó en el acta que firmó en dicha oportunidad y sindicó como tirador al asesinado Norberto “Chino” González. En una de las audiencias de diciembre pasado, Diego Romero fue llevado por personal de la Policía de Investigaciones (PDI) que lo buscó en el Chaco para que declare. En esa misma jornada del juicio oral, otras dos personas se retractaron. 

Romero dijo que no se presentó porque no tenía nada que decir y cuando el fiscal Gonzalo Fernández Bussy le preguntó por el balazo en el pie contó que fue a comprar drogas y que se habían armado problemas por lo que recibió un tiro en el pie. 

“Lo armaron (el ex Jefe de la División Judicial) Cristian Romero, el juez Vienna y el fiscal (de Cámara Guillermo) Camporini”, retrucó cuando le mostraron el acta que había firmado en 2013, ante la mirada de la mayoría de los acusados.