SALDRÁ EL VEREDICTO SOBRE EL DOBLE CRIMEN DE DOS FEDERALES

PRECINTO56-Un ex efectivo de la Policía bonaerense podría ser condenado a prisión perpetua cuando mañana se conozca el fallo del Tribunal Oral Criminal Nº 4 de La Matanza que lo juzga por los asesinatos de dos agentes de la Policía Federal Argentina, a los que atacó a balazos en la puerta de una panadería, propiedad de una de las víctimas, del barrio Atalaya de Isidro Casanova.

El hecho -ocurrido en octubre de 2016- se atribuye a una presunta venganza por cuestiones personales pendientes entre estos hombres, que además eran vecinos de la zona.

La secuencia del doble crimen quedó registrada en las cámaras de seguridad del comercio y en su oportunidad fueron ampliamente difundidas y viralizadas en las redes sociales, reavivando la polémica sobre la conveniencia que los integrantes de fuerzas de seguridad porten sus armas reglamentarias cuando se encuentran franco de servicio.

Si bien el imputado Marcos Daniel Fernández (de 46 años) argumentó que disparó por temor a que mataran a su hijo, al formular sus “últimas palabras”, se estableció que fue el único que estaba armado y, en consecuencia, ejecutó a Juan Carlos González (42) y Carlos Andrés Oxance (40), en base a las pruebas recogidas en la instrucción del caso (que estuvo a cargo del fiscal Jorge Yametti) y en todos los testimonios que se escucharon en la única jornada del debate.

Al exponer sus alegatos, tanto el fiscal de juicio José Luis Claudio Longobardi, como la abogada Soledad Iemolo (dispuesta por la Policía Federal para asistir a las familias de las víctimas, constituidas en particulares damnificadas en el proceso) solicitaron que Fernández sea condenado a prisión perpetua.

Se procedió a la lectura del veredicto, aunque el caso tendrá su continuidad en una segunda etapa, en la que deberá desarrollarse el proceso en contra del hijo del ahora acusado, que tramita ante el Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, ya se trata de la participación del por entonces adolescente, que cumple arresto domiciliario.

“Nosotros siempre tuvimos claro que esto fue un asesinato a sangre fría y que no corresponde otra cosa que le den perpetua. A mi marido lo mataron delante de mi hijo, que era un chico y ahora fue uno de los principales testigos en el juicio. Esperamos casi dos años y solo esperamos que se haga justicia, para que siga preso y no salga por muchos años. Ha sido muy doloroso tener que revivir la tragedia, volver a ver ese video donde todo queda claro. Juan Carlos y Andrés eran amigos, dos tipos que trabajaban mucho, tanto en la Policía, como en sus otras actividades para poder mantener a sus familias”, señaló Alejandra Orellana, esposa de González, en diálogo con la prensa.