POLICÍA MATÓ A SU NOVIA Y A SU SUEGRA Y SE QUITÓ LA VIDA

PRECINTO56-Madrugada trágica en la ciudad cordobesa de La Calera. Un cabo de la policía provincial asesinó a balazos a su pareja, también un efectivo local, y a su suegra y luego se suicidó. Dos niños de cuatro y nueve años fueron testigos del horror.

Era la 1:25 de la madrugada del domingo cuando se escucharon varios disparos desde el interior de una vivienda, ubicada en Central San Roque km 13 y 1/2 ruta E 55 de La Calera. El resultado final fue verdaderamente trágico: dos policías y una mujer fueron hallados sin vida.

Según fuentes policiales, un cabo de la Policía de Córdoba, identificado como Carlos Monjes (35) asesinó a su pareja, Magalí Ariacna Pérez (20), que se desempeñaba como policía barrial.

Ambos agentes prestaban servicio en la comisaría 39. Después de dispararle a la joven, Monjes mató a su suegra, Nancy Beatriz Pérez, de 54 años. Las mujeres fueron encontradas tiradas en el suelo con heridas de bala en distintas partes de su cuerpo.

Finalmente, el hombre se quitó la vida: tenía un disparo efectuado en la sien. Un familiar de las dos víctimas de Monjes, quien dio aviso a la policía, reveló que dos niños, de 4 y 9 años, fueron testigos de la sangrienta escena.

Quien llamó a la policía para dar cuenta de lo sucedido fue Carlos Enrique Pérez, de 48 años, que manifestó que se encontraba durmiendo en su habitación cuando escuchó varias detonaciones -alrededor de cinco- en la habitación colindante.

Al salir observó a Carlos Monjes que le estaba efectuando disparos con un arma de fuego a su sobrina Magalí, que se encontraba tirada en el suelo y al mismo tiempo divisó a su hermana Nancy con heridas de arma de fuego.

Allí Monjes lo apuntó con la pistola, por lo que el testigo regresó a su habitación, desde donde escuchó otra detonación y al salir nuevamente vio al doble femicida apoyado contra la pared con una herida y el arma a su costado.

Ante este dramático cuadro, el denunciante retiró de la casa a los chicos de cuatro y nueve años, hija y hermano de Magalí, respectivamente, trasladándolos a la vivienda de un vecino.

En el lugar, secuestraron dos armas calibre 9 milímetros. La causa es investigada por el fiscal Ernesto de Aragón, del distrito 4 turno 1.