OLA DE DELINCUENTES EN ESCUELA DE VIRREY DEL PINO

 

PRECINTO56-La comunidad educativa de una escuela secundaria de la localidad de Virrey del Pino, en el partido de La Matanza, se encuentra en estado de terror ante una interminable seguidilla de episodios de máxima violencia delictiva, que se traducen en robos padecidos por docentes, alumnos y familiares.

La situación es tan crítica que hasta se registró un tiroteo en la puerta de la institución, por lo que se decidió modificar drásticamente el horario de ingreso de los chicos para intentar protegerlos.

De acuerdo lo que trascendió, el problema lo viene padeciendo la comunidad educativa de la Escuela Secundaria 120, ubicada en el barrio Esperanza, una zona que atraviesa por una verdadera ola delictiva y donde, tal como aseguran los damnificados, los robos se han vuelto moneda corriente.

Nancy, docente del establecimiento educativo, contó que tuvieron que cambiar el horario de ingreso de los chicos ante la seguidilla de asaltos. “Los alumnos entran 20 minutos más tarde porque los robos son terribles. Pierden minutos de clases por la inseguridad”, alertó.

En esta misma línea, agregó: “Este año, hubo un tiroteo en la puerta de la escuela. Lo más triste es que, después de ese hecho, jamás fueron capaces de poner un efectivo de seguridad para que controle la zona”.

“Es lamentable, porque terminamos naturalizando estos sucesos”, explicó la docente, muy preocupada por la situación.

Por su parte, Jorge, otro trabajador de la institución educativa y vecino de la citada localidad, advirtió que, años atrás, la situación era diferente. “Caminábamos tranquilos y, ahora, vivimos con miedo”, manifestó.

El problema de la inseguridad afecta a toda la zona de Virrey del Pino. Días pasados, el pasado 15 de septiembre, se conmemoró el aniversario del homicidio del colectivero de la línea 620, Leandro Alcaráz, ocurrido justamente en esta localidad de La Matanza.

Aunque ese episodio tuvo muchísima repercusión pública, la situación no mejoró.

Según denuncian los vecinos, viven con temor e incertidumbre por la cantidad de hechos delictivos que se replican día a día.

“Al estar armados, mucho no podés hacer; tenés que entregar todo para que no te maten", lamentó Sergio, un vecino.

También dijo que las horas más críticas son durante la mañana y la noche. “No hay presencia policial, y eso les da más vía libre a los delincuentes. Solo se los ve circular por situaciones puntuales”, contó.

De acuerdo a lo informado por lugareños, los tres puntos más golpeados por los malvivientes son las paradas de colectivos, aprovechando los horarios de menor circulación para asaltar.

Las escuelas, durante la entrada y salida, con alumnos, familiares y docentes que sufren robos bajo la modalidad arrebato; y los comercios, cuyos dueños, en su mayoría, deciden atender tras rejas debido a los reiterados episodios.

“Al estar armados, mucho no podés hacer; tenés que entregar todo para que no te maten, aunque, muchas veces, te matan igual".