SECUESTRAN A NUEVE EMPLEADOS EN PERGAMINO

PRECINTO56-Nueve empleados del Parque Industrial de Pergamino, ubicado sobre la ruta provincial 32 de esa ciudad bonaerense, fueron secuestrados mientras trabajaban en una empresa de agroquímicos y posteriormente liberados en la colectora 12 de Octubre, a la altura del kilómetro 50,500 de Panamericana, en Pilar. 

Todo comenzó minutos después de la medianoche del sábado. Dentro del depósito de la empresa Rizobacter S.A., los trabajadores fueron sorprendidos y reducidos por un grupo de al menos seis delincuentes armados, quienes llegaron a bordo de un vehículo tipo combi de color blanco, aunque no pudieron precisar la marca. 

Los delincuentes, siempre bajo amenazas de muerte, los encerraron en dos baños. Mientras dos los vigilaban, el resto cargó con productos de la fábrica un camión con acoplado en el cual también llegó parte de la banda. 

Unos 40 minutos después, los malvivientes se dieron a la fuga llevándose a las víctimas privadas de su libertad en el furgón mencionado. Ya cerca de las 3.30 de la madrugada, los empleados fueron abandonados a metros del arroyo Burgueño, sobre la Colectora Oeste de Panamericana y a unos metros de la sucursal del banco Santander Río. 

Fue de esta forma que lograron llegar hasta un puesto de Policía Local a pedir ayuda. Nueve fueron los operarios secuestrados y luego liberados en Pilar.

La policía los identificó como Héctor Leckie, Carlos Mansilla, Héctor Menéndez, Diego Rodríguez, Diego Iparraguirrre,Emanuel Geli, Mariano Machuca, Eugenio Fernández y Luciano Devia, todos de entre 25 y 38 años de edad.

Fuentes de la investigación señalaron que todos resultaron ilesos y que se encuentra en buen estado de salud. 

En el caso interviene personal de la Comisaría 1ª y de la Policía de Investigaciones de Pergamino y la Unidad Funcional de Instrucción en turno de esa misma ciudad. Dramático relato

“Se notaba que eran profesionales, nos ataron a todos con precintos. Estábamos boca abajo en la camioneta. Nos obligaron a mí y a otro compañero a cargar la mercadería”, señaló una de las víctimas del secuestro.

Continuó su relato explicando que “fueron casi tres horas a alta velocidad. Cruzamos dos peajes y un puesto de Gendarmería. Tenemos que agradecer que no nos hicieron nada. Se portaron bien”.