PRESTAMISTA, DROGADICTO Y TORTURADOR

PRECINTO56-La localidad bonaerense de Caseros, en el partido de Tres de Febrero, se convirtió en escenario de un tremendo suceso de violencia de género, ya que un prestamista drogadicto mantuvo cautiva a su novia venezolana, de 24 años, a quien torturó luego de descubrir que otro individuo aceptaba tener con ella relaciones sexuales.

Pesquisas lograron detener al agresor. Así fueron los hechos Voceros de los tribunales de San Martín revelaron que el individuo, de 40 años, fue apresado el viernes pasado por servidores públicos de la comisaría de Caseros (1ª de Tres de Febrero) en el cruce de Magdalena y Moreno, en el citado distrito, en el noroeste del conurbano.

Momentos después, integrantes de la seccional allanaron el domicilio del hombre, situado en uno de los departamentos del 7° piso de un edificio ubicado en Cavassa al 2500, donde se incautaron 2 pistolas (una Taurus TH 9 milímetros y una Bersa TPR 40), numerosas municiones, dinero y un teléfono celular de la damnificada.

Trascendió que la historia comenzó el 29 de mayo cuando la muchacha, de 24 años y de origen venezolano, arribó, llorando y muy nerviosa, a la mencionada comisaría, con un corte en la ceja izquierda, la ceja derecha inflamada y con lesiones tanto en las manos, como en los pies y en las rodillas.

En la comisaría, la mujer dijo que, en horas del mediodía de aquel día, se hallaba en un local de comidas rápidas en Caseros, donde le enviaba mensajes de texto con un celular a uno de sus amigos, y que entonces apareció el prestamista, con quien convive desde hace un año.

Según aseguró la muchacha, el individuo le arrebató el teléfono y se hizo pasar por ella, enviándole mensajes a su amigo, proponiéndole tener relaciones sexuales.

El otro individuo no advirtió el engaño y aceptó la invitación, lo que provocó la furia del agresor, quien trasladó a la mujer al departamento, donde la mantuvo retenida mientras la torturaba sometiéndola a golpes con un arma de fuego.

La joven aprovechó un descuido del sujeto, al que calificó de adicto a las drogas, y logró abandonar la vivienda, para concurrir a la seccional.

Autoridades policiales de la Jefatura Departamental de Tres de Febrero se encargaron de supervisar los diferentes procedimientos.