MAESTRA DENUNCIADA POR ABUSOS EN JARDÍN DEL JAGUEL

PRECINTO56-Un escándalo. Una maestra de música del Jardín de Infantes N°907 de la localidad bonaerense de El Jagüel fue denunciada por abusar sexualmente de sus alumnos. Los casos que ya investiga la Justicia ascienden a doce, pero los padres aseguran que los chicos ultrajados son por lo menos veinte.

Este martes al mediodía decenas de papás se reunieron en la puerta de la institución, ubicada en Barberena y Mitre, y desplegaron una bandera con el lema "Con los chicos no, no y no". Se cruzaron con las autoridades del colegio y reclamaron que remuevan a directivos y docentes por "burlarse de las denuncias y tratar de locas a las madres". En tanto, la maestra fue desplazada de su cargo.

"Jugamos a un juego de animales y ahí la maestra apagaba las luces para tocarnos y hacernos cosquillas", contó una de las menores ultrajadas a su madre, según lo relatado por la familia a El Diario Sur. "La nena les decía a las otras maestras que no quería jugar mas con la profesora de música, les decía que no le gustaba lo que pasaba, pero quedó ahí", describió María, abuela de una de las víctimas.

"Desde el colegio me dijeron que esto le pasó nada más a mi nieta, que son casos aislados, pero no es así, hay más de veinte casos iguales", continuó. Una mamá de otra de las víctimas también relató lo ocurrido con su hija luego de los horribles episodios: "Me decía que le dolía su parte íntima pero yo pensé que podía ser un golpe y no pensé que fuera algo grave. Después de varios episodios le pregunté si le dolía porque la habían tocado y me dijo que sí".

Romina, la madre de la primera alumna en confesar los hechos, estuvo al frente del reclamo este martes al mediodía y declaró que pretenden "que se vayan todos, docentes y directivos. Acá fallaron todos. No queremos que solamente saquen a la maestra de música", dijo. El caso de su hija comenzó en el mes de abril y, según explicó, pudo confirmar los abusos hacia ella con estudios psicológicos y ginecológicos.

"Empezamos a sospechar cuando decía que algo le dolía y no quería venir al jardín, cuando antes tuvo una adaptación increíble. Empezó a tener un retroceso como si fuera un bebé. Le pregunté si alguien la había tocado y me dijo que sí. Después me confesó que fue la maestra de música, pero que no me lo decía porque la obligaban a mantenerlo en secreto", agregó.

Tal como este caso se sumaron otras once denuncias en UFI N° 3 de Esteban Echeverría, a cargo de la fiscal Verónica Pérez, y en la Comisaría de la Mujer y la Familia de Monte Grande.

Todos los testimonios reproducen casi la misma metodología en los abusos: la maestra planteaba un juego para los chicos en el que apagaba la luz y luego se producía el contacto físico con los menores.