PERRO HALLÒ DROGA EN UN LIBRO

PRECINTO56-La Administración Federal de Ingresos Públicos, por medio de la Dirección General de Aduanas (DGA), detectó 560 gramos de cocaína que estaban escondidos en un envío postal enviado desde Rosario a Nueva Zelanda.

Uno de los guías de canes, junto a su perro Floyd, estaba realizando los controles cotidianos a los paquetes que se envían y se reciben del exterior. En esta ocasión, inspeccionaba encomiendas en el predio de una empresa de correos y, en una de ellas, encontró la cocaína.

El envío constaba de una caja de cartón que guardaba un libro infantil en su interior, que tenía pegadas, en cada una de sus tapas duras, dos bolsas recubiertas de aluminio que contenían la cocaína.

Por otra parte, en la localidad bonaerense de Monte Grande, un agente aduanero, acompañado por su perra Emma, detectó 87 pastillas de éxtasis en una encomienda que provenía de Holanda y se dirigía a la provincia de Tucumán. En esta ocasión, la sustancia era transportada en un envoltorio plástico que venía camuflado en un sobre de papel blanco.

Los paquetes que son controlados en Monte Grande, luego de la inspección y de confirmar que no hay sustancias prohibidas en su interior, son enviados por el correo oficial a través del servicio “puerta a puerta”.