SIETE DETENIDOS POR EL ASESINATO DE UN POLICÌA

PRECINTO56-Siete personas vinculadas al crimen del policía de la Ciudad Sergio Atilio Valenzuela (51), asesinado a balazos en junio de este año en la localidad bonaerense de La Tablada, fueron detenidas en el barrio porteño de Villa Lugano. Allí los investigadores recuperaron el arma reglamentaria robada a la víctima.

Las detenciones se concretaron luego de nueve allanamientos en los barrios Ciudad Oculta, Comandante Piedrabuena y Cardenal Samoré, en el sur de la ciudad de Buenos Aires.

Fuentes policiales informaron que los procedimientos fueron realizados en forma simultánea por brigadas de la División Robos y Hurtos, con la colaboración de efectivos del Grupo de Intervenciones Tácticas (GIT) y de la División Operaciones Urbanas de Contención y Actividades Deportiva (Doucad).

El resultado del operativo fue el secuestro de la pistola reglamentaria del oficial Valenzuela, una Bersa Thunder calibre 9 milímetros y dos revólveres 32 y 38, uno con la numeración limada.

Además, la Policía decomisó 84 municiones de diferentes calibres, un Fiat Siena, una moto Yamaha Fazer, llantas, repuestos y documentación de varios rodados; 32 teléfonos celulares, pendrives y dos tablets.

En total, los efectivos detuvieron a una mujer y cinco hombres, quienes fueron remitidos al centro de detención judicial U-28 del Servicio Penitenciario Federal (SPF), y a un adolescente que fue derivado al Instituto Inchausti.

El crimen del oficial primero Valenzuela ocurrió en la mañana del último 12 de junio cuando, vestido de civil, retiraba su Chevrolet Cruze blanco del garaje de su casa, situada en O'Gorman 938, casi esquina Charcas, de La Tablada, en La Matanza.

El policía había sacado el vehículo a la calle para dirigirse a su trabajo en la Comuna 11 y, cuando se dispuso a cerrar el portón de la casa, fue abordado por al menos tres delincuentes armados que se bajaron de un auto color oscuro con fines de robo.

Los voceros creen que, como no llevaba puesto el uniforme, los asaltantes no supieron que se trataba de un policía hasta que extrajo su arma reglamentaria con intenciones de resistirse al robo.

En esas circunstancias, se produjo un tiroteo, en medio del cual el oficial recibió cinco impactos de bala en distintas partes del cuerpo y cayó mortalmente herido en la vía pública.

Su pareja, que vio toda la secuencia desde el interior de la casa, fue quien alertó a la policía de La Matanza mediante un llamado al 911. Tras el ataque, los ladrones escaparon sin robar el auto del efectivo, aunque sí su arma reglamentaria.

Efectivos de la comisaría 2da. de Lomas del Mirador arribaron al lugar y encontraron el auto Cruze en la calle y, a los pocos metros, el cuerpo del policía sin vida.