ASESINADA DE UN DISPARO EN LA CABEZA

PRECINTO56-Una mujer de 50 años fue asesinada el pasado jueves a la noche de un disparo en la cabeza mientras caminaba por el barrio Bernardino Rivadavia, Mar del Plata.

La autopsia hecha a la víctima, Karina Fragoso (50), determinó que una bala, con orificio de entrada y salida, impactó en su nuca a una distancia corta, prácticamente a quemarropa. Además, por el daño causado, el arma de fuego utilizado habría sido de grueso calibre.

En estas primeras horas de investigación, todos los esfuerzos se centran en intentar identificar al asesino, quien aparece en las imágenes de una cámara de seguridad de una casa de la cuadra donde fue hallado el cuerpo de Fragoso, pero que, por el ángulo en el que se encuentra la cámara, no se llega a observar la secuencia completa.

La información de la autopsia desconcertó por un momento al fiscal Leandro Arévalo, ya que según los testimonios que había recolectado la policía, ningún vecino de la zona donde ocurrió el crimen -México entre Garay y Castelli- dijo haber escuchado disparo alguno o grito.

Un vecino encontró a la mujer herida y pidió ayuda, alertó a las otras personas de la cuadra y llamó al 911. Karina Fragoso cayó al suelo con una herida mortal en la nuca y quedó tendida en la calle, boca arriba, mientras se desangraba.

Una ambulancia fue hasta el lugar y llevó a la víctima al Hospital Interzonal de Agudos, donde murió cerca de las 23 por una hemorragia a raíz de un traumatismo de cráneo grave.

Si bien al principio, cuando los investigadores desconocían que la víctima había sido asesinada de un disparo, la principal hipótesis era que el hecho podría estar enmarcado en un intento de robo, con el paso de las horas esta idea perdió convicción.

Fuentes judiciales consultadas consideraron que el ataque, ese disparo mortal a quemarropa en la cabeza con un arma de grueso calibre, es más propicio a la “resolución” violenta de un conflicto intrapersonal que a un intento de robo. Es decir que el asesinato de Fragoso podría ser un ajuste de cuentas o tratarse de un femicidio, de un hecho de violencia de género.