CONDENARON A LA "PODADORA DE GENITALES"

Precinto56-Brenda Barattini, la arquitecta de 28 años que mutiló los genitales de su amante en 2017 en Córdoba, fue condenada esta tarde por jurados populares a 13 años de prisión por "tentativa de homicidio calificado", pena idéntica a la que había solicitado en el alegato la fiscal Laura Battistelli.

Tras conocerse la sentencia en los Tribunales II de la provincia, se escucharon en la sala gritos de la madre de Barattini contra la fiscalía e insultos de allegados, mientras que en los pasillos internos del edificio una mujer identificada con un grupo feminista rompió el vidrio que protegía un matafuego y fue detenida por la policía.

En tanto, afuera del lugar unas 50 mujeres de esa misma agrupación protestaban contra efectivos policiales y mostraban su descontento con los periodistas que cubrían el juicio, porque "no estaban de acuerdo con la forma en que se trató el caso".

Luego de la sentencia, Battistelli aseguró que el caso "tuvo gran exposición pública por el lugar donde sufrió la herida el hombre".

"Si afectaba otra arteria quizás no hubiera tenido esta exposición, porque no se hubiera visto la cuestión de género", opinó.

La funcionaria judicial agregó que "la gente tiene que entender que Brenda no es una víctima de género".

"La víctima fue la otra persona, que no recibió un pedido de disculpas ni siquiera en la última palabra", consideró la fiscal.

Antes de la decisión de los jurados populares y luego de la lectura de la sentencia, Barattini aseguró que "nunca quiso matar a nadie".

"Quiero decir que yo, Brenda Barattini, me jodí la vida y que jamás quise matar a nadie. Estoy muy arrepentida de lo que hice, quiero seguir con mi vida normal. Siempre dije que estaba muy arrepentida", expresó.

Este martes, la fiscal Battistelli había solicitado una pena de 13 años de prisión para la mujer, en una audiencia en la que mostró la tijera de podar que utilizó la agresora, mientras que los abogados defensores, Lucas De Olmos e Iván Sironi, pidieron a su turno que se caratule la causa como "lesiones graves".

El juicio comenzó el 26 de agosto pasado, aunque tras esa primera jornada y luego de escuchar los testimonios de la víctima y testigos, la fiscal solicitó un cambio de carátula y el proceso pasó a cuarto intermedio.

Es por eso que al reanudarse el juicio, el miércoles 11 de este mes, la imputación contra la mujer pasó de "lesiones gravísimas calificadas por el vínculo y alevosía", a "tentativa de homicidio calificado por el vínculo y alevosía", y tomaron participación los jurados populares.

El hecho ocurrió la noche del sábado 25 de noviembre de 2017, cuando la joven atacó al hombre en su departamento de Chacabuco 580 luego de cubrirle los ojos y mientras le practicaba sexo oral, y desde entonces quedó detenida en la cárcel de Bower.

En un principio, Barattini denunció que había sido violada, pero su estrategia se derrumbó con el correr de la investigación.

El hombre, de 42 años, fue rescatado tras el ataque por vecinos que oyeron gritos y dieron aviso a la policía.

Al dar su testimonio en el juicio, la víctima comentó: "Empezamos a tener relaciones y me dijo que me iba a dar una sorpresita, que tenía algo para darme”.

"Me preguntó si me dejaba poner algo en los ojos, y me puso un antifaz. Después me dijo que adivinara con qué me tocaba. También quiso atarme, pero yo no quise. Empezó a hacerme sexo oral. De repente sentí algo. Me quiso matar en ese segundo", aseguró el hombre.

Y continuó: "No sabía qué me había cortado, el dolor fue un segundo. Ella salió de encima mío, yo intenté levantarme, me tapé, me subí los pantalones e instintivamente agarré el celular para llamar a una ambulancia, pero cuando quise salir comenzó a insultarme".

Según contó, luego de una operación de reconstrucción del aparato genitourinario pudo recuperarse "favorablemente", aunque aduce haber quedado con "traumas psicológicos".