CONDENADO POR UN FEMICIDIO

Precinto56-Un hombre fue condenado a prisión perpetua por el femicidio de Jéssica Norma González, a quien en 2018 asesinó a puñaladas en un hotel alojamiento de la capital salteña, informaron fuentes judiciales.

La pena impuesta por la Sala IV del Tribunal de Juicio de Salta recayó sobre Raúl Antonio Pérez (41), a quien le atribuyeron el delito de "homicidio agravado por femicidio y por mediar violencia de género".

Según las fuentes, la condena coincidió con lo solicitado por la fiscal María Luján Sodero y la querella en la etapa de alegatos antes el tribunal, integrado por los jueces Roberto Faustino Lezcano, Norma Beatriz Vera y Maximiliano Troyano.

Para la fiscal, la falta de reciprocidad de la víctima al enamoramiento que sentía el imputado hacia ella, a quien conoció en el ámbito de un templo evangélico, lo motivó a premeditar el crimen y disponer de todos los medios para concretarlo.

Sodero destacó que de los testimonios surgió que González no mantenía un vínculo íntimo con su atacante, quien estaba obsesionado con ella.

Por su parte, los defensores desestimaron el agravante de femicidio y plantearon que Pérez actuó bajo emoción violenta, por lo que le correspondía una pena menor.

Las fuentes señalaron que en el mismo fallo, los jueces ordenaron el inmediato traslado del condenado a la Unidad Carcelaria 1, al tiempo que recomendaron que reciba tratamiento psicológico por el tiempo que sea necesario.

También dispusieron que Pérez sea examinado por un médico del Poder Judicial para la obtención de sus señas particulares y que, a través del Cuerpo de Investigaciones Fiscales se le extraigan muestras de ADN para su posterior incorporación al Banco de Datos Genéticos.

Además, el tribunal remitió una copia del veredicto al Comité de Evaluación de Femicidios, Transfemicidios y Violencia de Género que funciona en el Ministerio Público Fiscal de Salta.

El hecho ventilado en el debate ocurrió entre la noche del 20 de septiembre de 2018 y la madrugada del día siguiente.

De acuerdo a la investigación, el día 20, Pérez se encontró con la víctima y la agredió con un cuchillo en el interior de su automóvil.

Luego la trasladó hasta un hotel alojamiento ubicado en la zona sur de la ciudad de Salta y en una de las habitaciones de ese establecimiento la volvió a apuñalar con otro cuchillo.

El cadáver de Jéssica fue hallado encontrado un día después en la misma habitación, donde también se encontraba tendido en la cama el propio Pérez, quien se había autoinflingido cortes en el cuello y los brazos.