BALEAN A UN POLICÌA EN UN MICRO

Precinto56-Un policía recibió un tiro en el pecho al intentar defender a pasajeros de un colectivo que estaba siendo asaltado en Tucumán. Efectivos realizan una intensa investigación para dar con el paradero de los delincuentes que atacaron a los agentes.

El tremendo suceso ocurrió , cuando dos asaltantes armados subieron a un colectivo, apuntaron al chofer, amenazaron a los pasajeros y los obligaron a entregar sus pertenencias.

Entre los pasajeros, se encontraba un agente, José Alejandro Vega de 24 años, que presta servicio en la localidad de Garmendia y estaba transportandose hacia el trabajo. Cuando el hombre intentó reaccionar, los ladrones le dispararon en el pecho, le robaron su arma reglamentaria y se dieron a la fuga con los elementos ya recolectados. 

"Los ladrones huyeron con los celulares, el dinero y otras pertenencias de los pasajeros y al policía incluso le robaron su arma reglamentaria. El hombre herido fue trasladado en un vehículo particular al CAPS de Piedrabuena y desde allí una ambulancia lo trasladó al Hospital Centro de Salud", informaron fuentes cercanas al hecho a contextotucuman.com

Un testigo llegó a grabar el momento en el que el resto de pasajeros intentaban socorrer al policía que estaba ensangrentado tendido en el suelo de la unidad.

Interviene en el caso la Fiscalía Especializada en Robos y Hurtos y personal policial inició averiguaciones y pericias en el lugar del hecho bajo la supervisión del Jefe Segundo de la Unidad Regional Este Damián Soria, y la colaboración de efectivos de Infantería Este.

"Inmediatamente después del hecho realizamos un operativo cerrojo para aprehender a los responsables de este hecho y se iniciaron averiguaciones. Hasta el momento no tenemos algunas certezas sobre las identidades y se están realizando las medidas ordenadas por la Fiscalía", explicó el Jefe de la Unidad Regional Este Carlos Valdez.

En tanto, el efectivo permanece en el hospital internado y profesionales de la salud detallaron que el proyectil se encuentra alojado cerca del hígado, pero no llegó a causar daños graves y no sufrió sangrado interno, por lo que se encuentra estable y fuera de peligro.

Aun así, siguen evaluando el movimiento de la bala para determinar el momento apropiado para la cirugía.