CRIMEN DE MÈDICO: DETIENEN A LA VIUDA Y UNA AMIGA

Precinto56-La viuda del médico León Burela (64), quien fue asesinado en su vivienda en abril pasado en la localidad mendocina de Las Heras, y una vecina parapsicóloga, dedicada a la brujería y la magia negra, fueron detenidas por dicho crimen.

Elizabeth Ventura y la supuesta cómplice, Mónica Castro están acusadas de haber contratado un sicario para concretar el crime.

Tras un allanamiento realizado en la vivienda de la viuda, fueron hallados elementos de brujería contra algunos de los investigadores para que fracase la pesquisa.

La fiscal de Homicidios de Mendoza, Claudia Ríos, acusó a Ventura de ser la autora intelectual del delito de "homicidio agravado por el vínculo" de su marido, el cual prevé una pena de prisión perpetua. Castro, en tanto, está sindicada de ser partícipe necesaria del delito de "homicidio agravado", mientras que aún permanece prófuga una persona que, se sospecha, fue la autora material del crimen del médico.

Fuentes judiciales aseguraron que las detenciones fueron realizadas por personal de investigaciones y de Científica de la policía provincial en la vivienda donde residía el medico Burela junto a su esposa y sus dos hijas mayores de edad.

Durante una rueda de prensa, la fiscal expresó su sorpresa debido a los elementos hallados en la vivienda donde se concretó la detención de la viuda del médico Burela, quien era jubilado del Servicio Penitenciario provincial.

"Encontramos elementos de brujerías hechos contra quienes realizan la investigación para que ésta no avance, anotaciones de la misma, y varias cosas esotéricas, fotografías mías en tarros que contenían sangre y sal gruesa", entre otros elementos, dijo la fiscal.

Respecto al prófugo y supuesto autor material del crimen, Ríos explicó que, de acuerdo a lo aportado por testigos, "se trata de un joven de unos 20 años, de contextura delgada, 1,60 metros de altura, tez morena y pelo oscuro".

Asimismo, desde la fiscalía señalaron que sigue vigente una recompensa de 100 mil pesos para quien aporte datos sobre el prófugo.

El crimen fue descubierto cerca de las 10 de la mañana del 15 de abril pasado cuando un llamado al teléfono de emergencias policiales 911 alertó sobre detonaciones que se habían escuchado en la casa que ocupaba Burela.