DE TODO UN POCO EN EL CRIMEN DE UN HOMBRE

Precinto56-El 9 de marzo de 2015, Hugo Díaz pasó por la oficina de Diego Xavier Guastini en Florida al 500 para retirar un cheque de 32.000 pesos por el alquiler de una propiedad en Puerto Madero. Nunca más se supo de él. Cuatro años después, Guastini apareció acribillado en la localidad bonaerense de Quilmes.

La causa llegó a tener cerca de 4000 páginas, y Guastini estaba dentro de ellas. Es que se realizaron varios allanamientos en su oficina porque fue el último lugar donde se lo vio con vida. Pero nada se encontró allí ni en ninguna de las otras pistas que la Justicia persiguió. Por eso la causa se archivó sin saberse qué fue de Díaz.

Las hipótesis son dos: se fugó o lo mataron. Las explicaciones, en tanto, decantan en lo mismo: sus vínculos y sus problemas.

Debía dinero, manejaba dólares falsos, tenía novias propias y ajenas, en su círculo íntimo había gente de la SIDE y se había peleado con barrabravas de Boca Juniors. De hecho, poco antes de su desaparición habían baleado la casa de su familia.

La primera teoría apuntaba a que Díaz había salido del país en un vuelo privado porque su celular se encendió el 10 de marzo cerca de Aeroparque. Además, el primo de Hugo declaró que esa mañana el financista lo llamó y le pregunto sobre la cantidad de dinero que había en la caja fuerte.

Sobre las malas relaciones, y una posible desaparición y posterior crimen, la novia del joven contó que habló con un amigo de su novio identificado como Luciano Viale, hijo del espía asesinado Pedro "Lauchón" Viale. Este le confió que Hugo tenía muchos conflictos inclusive con barras de Boca. 

Guastini y Díaz tuvieron finales trágicos. Guastini fue el último que lo vio con vida a Díaz quien, casualmente, sería llamado a indagatoria en una causa contra Guastini investigado por la Justicia en lo Penal Económico como jefe de un asociación ilícita que transportaba mulas con dinero. Claro que Díaz nunca fue llamado, porque desapareció antes.