VECINOS ATRAPARON A UN VIOLADOR

PRECINTO56-Vecinos justicieros redujeron en la vía pública, en la localidad bonaerense de Ezpeleta, en el partido de Quilmes, a un albañil, que se asegura que, el 17 de noviembre pasado, violó salvajemente a dos mujeres, en un aberrante caso que se registró en la estación de trenes de Guillermo Hudson. Finalmente el sujeto fue apresado por los efectivos policiales.

Una de las víctimas se encuentra encinta desde hace 3 meses, aunque los médicos que la asistieron dicen que el embarazo no corre peligro.

Los voceros de los tribunales de Quilmes revelaron que el degenerado, llamado Alejandro Ariel, de 31 años, había sido reducido por la gente que vive en proximidades de la estación de trenes de Ezpeleta, perteneciente al Ferrocarril General Roca.

Trascendió que, al ser alertados de la presencia del sátiro en ese vecindario por las redes sociales, los servidores públicos de las diversas comisarías de Berazategui, de la seccional de Ezpeleta, de los Comandos Patrulla (C.P.) de Berazategui y de Quilmes Este, y de la Unidad de Policía de Prevención Local (U.P.P.L.) , arribaron al lugar y capturaron al hombre.

En las redes sociales, familiares de las damnificadas habían divulgado la imagen del sospechoso.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el hecho se produjo el 17 de noviembre cuando dos mujeres, de 18 y 20 años (la primera de ellas con un embarazo de 3 meses) se hallaban a la espera un tren en la estación de Guillermo Hudson para concurrir a la casa de uno de sus amigos, oportunidad en la que el depravado apareció en el lugar y, tras amenazarlas con un filoso cuchillo, las trasladó hasta un predio situado en el cruce de 60 y 161, en las cercanías de un camping del citado barrio, donde de inmediato las sometió sexualmente.

Mientras tanto, en la denuncia que se radicó en su momento en la comisaría de Guillermo Hudson (4ª de Berazategui), una de las muchachas dijo que el agresor, que se desplazaba en una bicicleta playera gris, tendría "unos 35 años y que era una persona de contextura física "delgada", que estaba vestido con "jean negro, buzo verde y un morral gris".

Autoridades policiales de la Jefatura Departamental de Quilmes y de la Superintendencia de Seguridad del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) de la Zona Sur se encargaron de supervisar los diferentes procedimientos.

Intervino en la causa, que fue caratulada "Abuso sexual simple con acceso carnal", el doctor Alejandro Ruggeri, fiscal de la Unidad Funcional N° 8 del departamento judicial de Quilmes.