PREVENTIVA PARA LOS ASESINOS DEL MAGO Y SU NOVIA

PRECINTO56-Una jueza de San Isidro dictó la prisión preventiva de los tres hombres que se hallan detenidos por el doble crimen del mago Leonardo Guillermo Fernández de 53 años y su novia, Jessica Alberti Cigola de 24, ocurrido el 24 de octubre pasado en un departamento de la localidad bonaerense de San Fernando.

La medida fue adoptada por la jueza Andrea Rodríguez Mentasti, quien acusó a los hermanastros Roberto Juan Alegre (41) y Rubén Andrés Grasso (36) y a Alexis Miguel Bonnet (28) de ser coautores de los delitos de "doble homicidio doblemente calificado por el concurso premeditado de dos o más personas y por ser cometido criminis causa en concurso material con robo en poblado y en banda".

La magistrada dio por acreditado que entre la 1.37 del 24 de octubre y previo a las 20.20 del día siguiente, los tres imputados dieron muerte a la pareja en el interior del domicilio de 25 de Mayo 1147, piso 2 "A" de San Fernando, propiedad de Grasso, donde todos se habían reunido previamente.

Según señala la resolución, los tres hombres, tras el doble crimen, ingresaron a la casa de "Alex, el ilusionista", como se conocía al mago, situada en La Rioja 1708/10 del barrio porteño de Parque Patricios, en dos ocasiones, la primera cerca de las 00.45 y la segunda a las 02.45 horas del 25 de octubre.

Allí, robaron bienes y unos 140.000 dólares de una caja fuerte previo haberle sustraído a Fernández una camioneta Ford EcoSport.

El hecho fue descubierto porque un móvil de la Policía de la Ciudad que se encontraba realizando una recorrida observó que el portón de ingreso a la casa estaba abierto a media altura y en el lugar se encontraba una Ford EcoSport en marcha.

Al acercarse el personal policial, Bonnet manifestó que dos personas que se encontraban en el interior de la residencia lo habían llevado "engañado" y que ellos habían planeado robar esa casa, en alusión a Grasso y Alegre, quienes en ese momento se dieron a la fuga y fueron detenidos días después.

Bonnet aseguró que los hermanastros se dedican a realizar robos en modalidad ausencia de morador y aportó sus domicilios.

De su teléfono celular surgió una conversación con Grasso en la que se hablaba de que había "más de 70.000 para cada uno", en referencia a la plata que iban a robar de la casa del mago.

Posteriormente, en su declaración indagatoria aseguró que no tenía conocimiento de que los hermanastros hubieran matado a la pareja, sino sólo del robo, y que se enteró cuando ya estaba detenido.

En base a todas esas pruebas reunidas en la causa, se llegó al departamento de Grasso en San Fernando, donde se descubrieron los cuerpos del mago, que había sido asesinado a golpes en el baño, y de su novia, que había sido apuñalada en una de las habitaciones.

De imágenes recolectadas de cámaras de seguridad del edificio, se pudo corroborar el ingreso de la pareja en su camioneta cerca de la 1 de la madrugada del 24 de octubre y luego la salida de los ahora tres procesados más tarde, en el mismo vehículo.

La resolución no menciona el posible móvil del crimen, pero señala que hubo comunicaciones entre el imputado Grasso y la víctima Fernández, lo que habla de un "conocimiento previo" entre ambos.

En la resolución, la jueza consideró que los tres deben permanecer detenidos porque se verifica riesgo procesal de fuga o entorpecimiento de la investigación a partir de la pena de prisión perpetua que les correspondería en caso de ser condenados en un futuro juicio oral.

Además, la magistrada solicitó al Servicio Penitenciario Provincial cupo para alojar a los imputados en una unidad carcelaria para procesados.