PELEA ENTRE ADICTOS DEJA UN MUERTO

PRECINTO56-El cadáver salvajemente masacrado a golpes, acuchillado, atado con cables y carbonizado por completo de un hombre, de 45 años, apareció dentro de una vivienda incendiada, en un tremendo asesinato que se registró en la localidad bonaerense de El Talar, en el partido de Tigre.

Por el horrendo crimen, los pesquisas policiales detuvieron a un adicto, que se asegura participó en el ilícito y que mató al individuo porque no le quiso convidar pastillas para drogarse.

Los voceros de los tribunales de San Isidro revelaron que la infortunada víctima fue identificada como Javier Elías Godoy, de 45 años.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el macabro hallazgo se produjo en una finca situada en Dorrego Sur al 2600, entre José Romero y Marcos Sastre, frente a un arroyo, en el denominado Barrio Ricardo Rojas, en el citado distrito, en el norte del conurbano provincial.

Trascendió que los habitantes del barrio vieron que el inmueble se incendiaba y, por tal motivo, avisaron del siniestro a los bomberos de la zona.

Con rapidez, los uniformados apagaron las llamas y, al ingresar a dicha casa, localizaron el cuerpo sin vida de Godoy, que yacía atado y calcinado.

Servidores públicos de la subcomisaría del Barrio Ricardo Rojas se ocuparon de investigar lo ocurrido y horas después apresaron por el caso a un joven, llamado José Elías Nahuel, de 20 años y apodado El Monito, quien había fugado del escenario del terrible crimen a bordo de un Fiat Mobi gris, patente AD821PG.

Intervino en la causa, que fue caratulada "Homicidio calificado por alevosía y ensañamiento", la doctora Claudia Gamboto, fiscal de El Talar, dependiente del departamento judicial de San Isidro.