OTRO CAPTURADO POR EL ASESINATO DE UN JUBILADO

 

PRECINTO56-Un hombre de 30 años fue detenido ayer por el crimen de un jubilado, asesinado el 1 de enero último en su casa de La Plata y ya son dos los sospechosos apresados por el caso.

La detención fue llevada a cabo por personal de la Comisaría 2ª. platense en calles 521 y 121, en el barrio El Mercadito de la capital de la provincia de Buenos Aires.

Según las fuentes, los efectivos observaron pasar por allí al sospechoso quien al advertir la presencia policial escapó a la carrera e intentó refugiarse en una vivienda pero finalmente fue capturado.

Tras ser detenido, el acusado, cuya identidad no fue suministrada, quedó a disposición del fiscal Marcelo Martini, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de La Plata, a cargo de la causa por el homicidio en ocasión de robo de Jorge Pecchiari (77). Por el mismo crimen ya había sido detenido el imputado Héctor Villamayor (24).

El hecho ocurrió el 1 de enero, alrededor de las 9.30, en una vivienda situada en calle 37 entre 120 y 121 del barrio Hipódromo, en La Plata.

Fuentes policiales informaron que todo comenzó cuando la víctima estaba en su casa junto a su esposa, María Amieva (76) y fue hasta la puerta porque le tocaron timbre y al ver que eran dos jóvenes a los que solía darles cartones sin uso, abrió la puerta y les permitió el paso.

Una vez dentro, uno de los jóvenes exigió la entrega de dinero, lo que provocó la sorpresa y resistencia de Pecchiari. Amieva, apodada "Cuki", contó a la prensa que los asaltantes estaban "dados vuelta, no hilvanaban palabras", por lo que junto a su marido no sabían "lo que querían".

La mujer agregó que su esposo intentó resistirse, motivo por el cual "lo tiraron al suelo, eran dos contra uno, no lo dejaban levantar, lo tenían con el pie".

Por este motivo, Amieva explicó que les dijo a los delincuentes: "Chicos, ¿Por qué no se van? Sigan su camino, acá somos dos personas grandes, ¿Qué es lo que van a conseguir acá?".

Tras ello, uno de los ladrones le arrancó "la cadenita" que tenía la mujer colgada en su cuello y salió, mientras que el otro asaltante, que estaba armado, antes de salir "lo remató en el suelo" a Pecchiari.

La jubilada agregó que el asaltante sólo efectuó un disparo y que el mismo proyectil que mató a su marido le rozó el pie.

Los delincuentes escaparon en la moto en la que habían llegado a la vivienda del jubilado, lo que fue captado por una cámara de la zona.

Pero esa misma tarde, la policía aprehendió al primero de los sospechosos.