ADICTO,BORRACHO E INCENDIARIO

PRECINTO56-Un joven de 19 años fue detenido por incendiar esta madrugada un complejo habitacional que afectó a alrededor de siete familias en el barrio porteño de La Boca. "Todo quedó destruido, no me quedó nada", afirmó Fabiana Benítez, madre del acusado.

El foco ígneo provocado por el acusado comenzó en las primeras horas del jueves en una habitación que él ocupaba en un complejo habitacional ubicado en Irala 46,  en el barrio porteño de La Boca, donde también viven otras 30 personas y funciona un merendero, informó la mujer.

Benítez relató que todo comenzó con una discusión que tuvo con su hijo, quien es "adicto a las drogas y al alcohol" e intentó "quitárse la vida en dos oportunidades".

El joven la golpeó, por lo que tuvo que ser traslada a la guardia por otro de sus descendientes; y en ese momento, el acusado prendió fuego un colchón en su cuarto y las llamas se expandieron por el resto de las viviendas aledañas.

Según atestiguó otro vecino, el hijo de Benítez se sentó afuera de la casa mientras el incendio consumía las casas y aseguró que "se quedó dormido y un cigarrillo prendió fuego". 

Sin embargo, la Fiscalía Nº31 del fuero Penal, ContravencIonal y de Faltas, a cargo del fiscal Rolero Santurian, lo imputó en una causa caratulada como " Incendio y Lesiones", por la cual será indagado este viernes, indicó la mujer.

"Todo quedó destruido, no me quedó nada. Somos alrededor de 30 personas y hay muchos menores. Me parece bien que esté detenido, yo lo iba a entregar, es una persona que no actúa dentro de sus cabales", aseguró Benítez al tiempo de aclarar que "no es la primera vez" que le pega pero "nunca" pensó que sería "capaz" de incendiar la casa.

Los bomberos de la Ciudad recién lograron controlar el fuego cerca de las 9 de la mañana, aunque la división de Siniestros dictaminó que el incendio fue intencional.

Los damnificados, por otro lado, fueron trasladados al Hospital Argerich por inhalación de humo sin revestir gravedad, mientras que el personal de Defensa Civil peritaba el lugar para determinar si es habitable.

"Superó los límites, me enterró viva y me cortó las piernas porque soy yo sola con mis 9 hijos y vengo luchando para tener mis cosas. Me van a tener que sacar muerta porque yo no me voy a ir", concluyó Benítez.