COMERCIANTE ABATIÓ A DELINCUENTE

 

PRECINTO56-El dueño de un salón de fiestas se convirtió en “justiciero” al matar a disparos, en un tiroteo, a uno de los tres delincuentes que trataron de asaltarlo en su local, mientras se desarrollaba una reunión.

El brutal suceso se registró en la localidad bonaerense de Villa Sarmiento, en el partido de Morón, y los restantes marginales lograron darse a la fuga.

Los voceros revelaron que este hecho se produjo en las últimas horas de la tarde del domingo pasado, cuando los sujetos, que portaban armas de fuego, ingresaron con fines de robo a un salón de fiestas, denominado Las Cañitas, situado en la calle Dolores al 700 en el citado distrito a unos 100 metros del Acceso Oeste. 

Trascendió que la maniobra de los asaltantes pudo ser advertida por el propietario del establecimiento, identificado como Alberto Juan Rueda

El comerciante, lejos de asustarse, logró apoderarse de un arma de fuego y resolvió enfrentar a los malvivientes. Según manifestaron los informantes, se originó en esas circunstancias un violento intercambio de disparos entre el “justiciero” y los forajidos. El terrible enfrentamiento finalizó cuando uno de los sujetos cayó en medio de un charco de sangre, oportunidad que los otros ladrones aprovecharon para escapar.

Momentos después, los servidores públicos correspondientes a la comisaría de Villa Sarmiento (5ª de Morón) concurrieron al escenario de la tragedia. Una de las hipótesis que manejan los pesquisas señala que los prófugos podrían haberse escondido en el interior de los monoblocks del peligroso barrio Carlos Gardel, ubicado en jurisdicción de El Palomar y en inmediaciones del lugar donde ocurrió el intento de asalto.

Posteriormente, el individuo que perdió la vida en el enfrentamiento fue identificado como Alejandro Vega. El sujeto recibió un tiro en la cabeza y otro en la región torácica.

Mientras tanto, los vecinos de Villa Sarmiento responsabilizaron de la terrible situación que deben padecer cotidianamente a la inoperancia de las autoridades de Jefatura Departamental de Morón, que encabeza el comisario mayor Miguel Angel Alanís, dependiente de la Superintendencia de Seguridad Oeste, a cargo del comisario general Sergio Bianchi.

“Sabemos que los delincuentes ingresaron al salón en momentos en que se llevaba a cabo una reunión”, dijo uno de los habitantes del barrio