¿ NUNCA LE PASÓ ESTO? CÒMO ABRIR UN ENVASE Y NO MORIR EN EL INTENTO.

PRECINTO56-Por: Néstor Guisamburu-Uno de los grandes desafíos del Siglo XXI es domar las pequeñas dificultades hogareñas como por ejemplo intentar abrir un envase de lata de tomate, una caja de cartón con leche, un frasco con mermelada, el envoltorio de nylòn de un sabroso alfajor de maizena o en su defecto sacar un juguete de fabricación china metido dentro de una carcaza de plástico espacial.

Señora y señor, no me digan que alguna no les pasó esa terrible tragedia hogareña.

Tragedia Uno: El cartón con leche me miraba con recelo, tomé un cuchillo y le aplique un corte en la parte superior pespunteada y como respuesta éste se contrajo y me atacó arrojándome un chorro de fresco líquido vacuno sobre mi ropa.

Tragedia Dos: para hacer una rica pizza necesitaba abrir una lata de tomates al natural, me armé con un abrelatas importado de Taiwàn, hice presión sobre la parte superior del envase y al clavar el rodillo sobre el frágil aluminio el envase saltó hacia el vacío , cayó sobre la mesa y rodó hasta el suelo mirándome en tono desafiante por lo que opté por guardar el abrelatas y hacerme un sándwich de queso.

Tragedia Tres: la cosa va in creciendo, ahora le toca el turno a la inocente mermelada en frascos de vidrio...abrirla parece un juego de niños...pero no, con un logo que reza "abra aquí, empuje hacia arriba" la tapa blanca le invita a abrir el frasco para saborear su rico contenido, pero no es fácil, uno gira hacia la izquierda, luego hacia la derecha...y nada, la tapa permanece aferrada al frasco sabiendo que lucha por su vida. Pero yo no me rindo y tras golpear al frasco en el culito la tapa cede y se abre mansamente, todo ésto después de una dura batalla librada durante más de 10 minutos.

Tragedia Cuatro: Ahora pasamos a la épica de intentar extraer de su envoltorio de nylòn un rico alfajor de maizena....pan comido tiro de la bolsita para ambos lados y listo, pero no, el alfajor se resiste a ser devorado por mì, su envase aguanta los duros embates de mis dedos, no sè, no sè, còmo va a terminar esta situación, el alfajor ya está destruido dentro de su "coraza" y luego, ya rendido y cansado decido tomar una tijera y cortar por lo sano....Moraleja: terminé comiendo un purè de alfajor al tiempo que observé con satisfacciòin mi triunfo sobre el oscuro envoltorio que yacía en el suelo.

Tragedia Cinco: para finalizar mis desventuras hogareñas les voy a contar lo que me pasó cuando compré un lindo MP4 con radio FM; AM, y grabadora.

Primer inconveniente, el aparatejo que traìa el susodicho MP4 era procedente de la China y por ende todo estaba escrito en chino bàsico, por lo que ni jota para leer los detalles del contenido guardado cuidadosamente dentro de un plástico más duro que la Kriptonita y con un fondo de cartón parecido al Kevlar de un chaleco antibalas.

Asì nomàs, sin saber una jota del idioma asiàtico tomè entre mis manos el envase y comenzè a buscar por toda su superficie una guìa salvadora para poder abrirlo; pero èsa guìa nunca la avisorè por lo que munido de una cizalla le infringì varios cortes al envase hasta que esè cedió y se abrìo a mis requerimientos.

Yo no reniego de la modernidad, es màs me encanta, pero la verdad que me quedo con los envases de antaño, con el dulce de leche en potes de cartòn, la botella de leche con la tapita de aluminio blando y las cajas de juguetes que se abrían por arriba y sin transpirar la camiseta.

En fin, espero que estas vicisitudes hogareñas le hayan sacado a Usted al menos una sonrisa, porque lo màs importante es vivir la vida a pleno y en armonía........Esta nota está auspiciada por la companìa francesa "Abrelatas Le Chingue".