ATACADO POR PATOTA SE ENCUENTRA EN COMA

PRECINTO56-Tiene 20 años y el domingo volvía a su casa de Berisso cuando lo emboscaron unos cuatro sujetos, quienes le pegaron tanto y tan fuerte, que anoche permanecía internado en terapia intensiva, en coma inducido y estado reservado.

Por el caso está detenido un joven de 21 años que se entregó ayer a la tarde y fue indagado por la fiscal Ana Medina. El detonante de la agresión sería que la víctima “estaría saliendo con la ex de uno de los que la atacaron”, dijo un investigador.

Según la Policía, habían pasado pocos minutos de las 8 de la mañana del domingo, cuando Gustavo Héctor Espósito (20) volvía de bailar y caminaba por la calle 25 en dirección a su casa, en esa arteria y 156.

Pero a la altura de 160 se topó con tres hombres y una chica que lo rodearon, insultaron y descargaron sobre su cuerpo varios golpes, según relataron testigos a la Policía.

Entre los que vieron la escena figura un hermano de Espósito, quien estaba en la puerta de su casa y desde ahí observó el inconfundible tumulto de una pelea. Por pura curiosidad se acercó a mirar, pero escalofriante fue su sorpresa al advertir -a unos 20 metros- que quien estaba en el centro de la escena era Gustavo.

El adolescente y otros testigos coincidieron en contar que uno de los agresores fue quien descargó sobre la humanidad de Espósito los golpes más severos, incluso con un elementocontundente, hasta desmayarlo.

Apenas el joven quedó en el asfalto, inconsciente, los cuatro atacantes escaparon corriendo. El hermano de Gustavo se quedó con él mientras vecinos corrían a avisarle a su padre, quien llamó al 911 y no esperó a que llegara la ambulancia.

Cargó a su hijo en el coche y lo llevó al hospital Larrain, de Berisso, donde los médicos entendieron que el cuadro requería un centro asistencial de mayor complejidad.

Por eso trasladaron al paciente al San Roque de Gonnet. Allí permanecía internado anoche, en coma farmacológico y con respiración asistida, en estado crítico.

Los primeros que tomaron intervención en el brutal ataque que tuvo como víctima a Gustavo Espósito fueron los policías de la comisaría Primera de Berisso. Entrevistando a testigos lograron reconstruir el incidente e identificar a los presuntos responsables.

El más complicado es un joven de 21 años oficialmente identificado como Juan Ezequiel Molina, quien ayer a la tarde se entregó en la comisaría de su barrio, la Segunda de Berisso, y quedó a disposición de la fiscal Ana Medina.

A la investigación se sumó también la DDI La Plata. Por los elementos reunidos hasta ahora, en el hecho habrían intervenido, además, un menor de edad, otro sujeto y la hermana de uno de ellos. Todos estarían identificados, aunque por ahora no se adoptó ninguna medida en su contra.

Con el informe médico en la mano, la fiscal caratuló las actuaciones como “tentativa de homicidio”.

En cuanto al móvil del hecho, tendría que ver con la relación amorosa que Espósito habría entablado con la exnovia de uno de quienes lo emboscaron.

De hecho, volvía de salir con ella, informó la Policía. “Creemos que fue por celos”, remató un pesquisa.